imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Sin declinaciones…

Insistente para todo y cuando pone el dedo en el renglón no lo quita aunque se queme. Andrés Manuel López Obrador busca por tercera ocasión la Presidencia de la República y para alcanzarla lleva 17 años de campaña. Sabe y bien que el Estado de México representa catapultarlo y dejar atrás a sus oponentes. También está consciente que su candidata, Delfina Gómez, no cuenta con los arrestos propios para triunfar.

Tiene en su poder encuestas que revelan cómo los votos del PRD con Juan Zepeda y los del PT con Óscar González le impiden el triunfo a Delfina y solamente con los de ellos podría estar en la pelea por la victoria. Por eso pide la declinación de ambos candidatos. El problema mayúsculo es que solo ofrece a cambio dejarlos participar a su lado en el 2018.

Es tal la desesperación que ya prepara, como se lo dije aquí mismo hace un mes, la impugnación de los comicios y ahora dice tener información que surge “desde la cúpula del poder” que le dan elementos para exigir que el presidente Peña Nieto saque las manos del proceso.

Como de costumbre y siguiendo los pasos de Ricardo Anaya, no aporta pruebas. Y los candidatos González y Zepeda le responden: te voy a regalar una silla para que esperes sentado mi declinación… hay un 17 por ciento de indecisos y voy por ello para ganar.

Estas elecciones en el Edomex serán, sin lugar a duda, de lo más competido. Las urnas revelarán si los votantes compran las promesas inviables o si aceptan más de lo mismo o bien se inclinan por un cambio menos drástico.

Hay quienes aseguran que hay un pacto no escrito para no dejar pasar a Delfina y ante la caída de Josefina el impulso lo recibirá Alfredo. ¿Usted lo cree?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx