imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

¿Chisme de vecindad?…

Si Eva Cadena no tiene pruebas para demostrar lo que declaró, se meterá en severo lío aunque tenga fuero y esté amparada. Concediéndole el privilegio de la duda y la presunción de inocencia, la legisladora local por Veracruz se fue al fondo al hacer pública la red de corrupción que rodea a Morena, según sus palabras.

El tema escala cada día y si bien hay quienes señalan que se trata de un montaje para debilitar a Delfina Gómez rumbo a los comicios del domingo, habrá que reflexionar en qué puede afectar a la candidata de Morena. De entrada y por encimita, parecería que no hay una relación directa y que si se busca dañar a alguien ese es López Obrador, cuya honestidad valiente se tambalea. El tabasqueño desmintió que reciba dinero de los legisladores y/o funcionarios de Morena y que vive de lo que le paga el partido.

Sin entrar en confrontaciones con quien tiene la mecha corta y explota cuando alguien no comparte sus ideas o intenta preguntarle otros temas que no maneja, el reconocimiento de solamente recibir el salario de dirigente de su partido, pondría en evidencia lo que se ha le ha preguntado hasta el cansancio: ¿de qué ha vivido? Porque las prerrogativas que recibe Morena datan de dos años y ha mantenido un ritmo de vida similar al de ahora o mejor desde 2005, cuando dejó de cobrar como jefe de gobierno del entonces Distrito Federal.

Sería inexplicable que la señora Cadena se paseara por todos los medios electrónicos posibles para contar su verdad y que resultara mentira. Las respuestas de quienes operan los recursos presuntamente ilegales, han dejado mucho que desear. Si bien la diputada Nahle anunció que la demandaría, hasta no ver no creer.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx