imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Responde el mundo…

De siempre, China y Estados Unidos, se ha comprobado, son los mayores generadores de gas invernadero y causantes en gran parte del cambio climático. Desde el Protocolo de Kioto, adoptado el 11 de diciembre de 1997 y en vigor el 16 de febrero de 2005, fue ratificado por 187 países en 2009. Excepto por Estados Unidos.
En París, el 12 de diciembre de 2015, 195 naciones alcanzaron un acuerdo para combatir el cambio climático e impulsar medidas para un futuro bajo en emisiones de carbono, resiliente y sostenible. Estados Unidos con Barack Obama se sumó.
Todo parecía miel sobre hojuelas. Porque el Acuerdo de París reunió por primera vez a todas las naciones en una causa común en base a sus responsabilidades históricas, presentes y futuras, de acuerdo con la concepción de la ONU.
Pero llegó Trump y como tromba decidió retirar a Estados Unidos del Acuerdo justificándolo con el reclamo de que los otros firmantes no han pagado y que a su país le costará 100 mil millones de dólares. Se quejó de las transferencias que tiene que hacer a países pobres. También, argumentó el cumplimiento de sus promesas de campaña, de reactivar la extracción de carbón, una de las actividades que genera más gas invernadero.
Las voces del mundo, incluida la de México, se elevaron para cuestionar la decisión. Y desde Europa le dijeron al señor Trump: no es tan fácil salirse. No es negociable. Y de lograr su propósito, tardará cuando menos tres años. ¿Se enfrentará al mundo?
Trump irritó a todos. Puso a Estados Unidos en una encrucijada. Porque al no ser negociable la salida y que 192 naciones hayan ratificado el Acuerdo, lo pondrán a prueba sí, como potencia, puede mantener su poderío.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx
Twitter; @jesusmichelMx