imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

De risa loca…

Usted lo conoce perfectamente bien. Su rostro apareció en todos los medios nacionales y en algunos internacionales. Roberto Borge Angulo, exgobernador de Quintana Roo, fue aprehendido en Panamá la noche del domingo, casi al amanecer del lunes y por ahí de la una de la mañana la PGR hizo llegar a la redacción la foto del detenido. Estaba en el aeropuerto panameño.

Hasta ahí, todo bien. La información fluyó como debiera y punto. De risa loca es lo ocurrido horas después, cuando en la carpeta de investigación se identifica al exmandatario como Roberto “N”. Faltó que nos enviaran la gráfica con el cintillo en los ojos para que no lo reconociéramos.

El subprocurador de Asuntos Internacionales de la PGR, Alberto Elías, se colgó otra medallita con la aprehensión de quien estaba acusado originalmente de peculado, apropiarse de terrenos de la reserva estatal para venderlos a su familia, incluida su madre, a precios de garaje. Sin embargo, ayer el funcionario confirmó en conferencia de prensa que al quintanarroense se le imputa por lavado de dinero.

Como fuere, está a buen resguardo. Sigue la petición para la extradición que confusamente se informó ya está en poder de la Cancillería panameña, cuando que se sepa, no se había iniciado ningún trámite jurídico al respecto. De acuerdo con los Tratados Internacionales de Extradición que tiene México con otros países, la PGR debe entregar la petición a la Secretaría de Relaciones Exteriores y después de examinarla concede o no la petición. ¿No sería sano conocer cómo y cuándo se hizo la solicitud?

Por lo demás, entérese que la extradición tardará meses. México tiene 80 días para solicitarla. Por cierto ¿Cómo va la de Duarte?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx