imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

¿Limpios, limpios?…

De pronto, todos los congresistas de las oposiciones brillan. No, no se crea que por sus ideas, su elegancia o su buena forma de hablar. Algunos serían reprobados en los concursos de oratoria o por los sinodales ante quienes presentan una tesis. Ahora son orales no solo escritas. Le digo, brillaron intensamente porque acusaron al PRI y a sus aliados de robarse las elecciones de Coahuila “en donde hubo un cochinero”, diría Fernando Herrera Ávila del PAN, al tiempo que Miguel Barbosa acusó la cooptación de órganos electorales sometidos al poder y que fueron incapaces de hacer valer la ley.

Nahle García, la misma diputada de Morena que ha sido señalada por Eva Cadena de ser la operadora financiera de Andrés Manuel López Obrador, se fue por el mismo camino y exigió limpiar las elecciones del Estado de México y Coahuila y Macedonio Tamez del MC denunció el uso de recursos oficiales, de logística gubernamental.

Todos, además de otros, hablaron durante la sesión de la Comisión Permanente que, por cierto, había citado para abordar otros temas que se fueron al caño ante la pureza de los opositores por reclamar lo que, dicen, ganaron, aunque los conteos rápidos, el PREP y la apertura de paquetes electorales revelen otra cosa.

No defiendo los resultados porque aún no son oficiales. Defiendo a los miles de ciudadanos, como usted o como yo, que participaron en las cuatro elecciones del domingo y a quienes con los reclamos de anulación o limpieza, los descalifican y los colocan como parte de la “mafia del poder” que oculta la verdad, altera las decisiónes de los votantes y reciben “carretadas de recursos” para dañar a la democracia. A los puros que los defiendan los detergentes.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx