imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Arma de los mediocres…

Después de cerrar filas para defender a la Institución no a sus consejeros, la respuesta a quienes la descalifican junto con los Institutos Estatales, tuvo fuerza que, a lo mejor no es suficiente para quien las manda al diablo y sigue su camino suponiendo que podrá llegar al final sin el reconocimiento de la legalidad.

A lo largo de mi carrera periodística he sostenido que acusar es muy fácil, comprobar resulta difícil más en materia electoral. Insistir en la presencia de mapaches, acciones de carrusel, aparición de urnas embarazadas, compra de votos y descalificar al ejército de ciudadanos que están en las casillas requiere de pruebas sólidas para aceptar los señalamientos. Hasta ahora solamente eventos mediáticos.

Es curioso que en dos de las cuatro elecciones no haya reclamos de los perdedores y sí júbilo de los triunfadores. En Veracruz salvo en dos municipios en los que se pide el recuento y de las agresiones que sufrieron candidatos de todos los partidos, no hay descalificaciones ni para el Instituto Electoral. Tampoco en Nayarit.

Ah, pero en tratándose del Estado de México y Coahuila, todo fue y es “un cochinero”. Se acusa a los consejeros presidentes de ser lo mismo parte de la mafia del poder que de incapaces. Los perdedores muestran láminas que, dicen, revelan cómo en las zonas rurales se cooptó y compró el voto. Ya respondieron las comunidades indígenas y campesinas y niegan la acusación. Aparecieron “cuentas dobles” que muestran que el candidato del PRI gastó el doble de lo autorizado. “Una fuente anónima” hizo llegar la documentación. ¿Acaso es real?

Bien dice el doctor Manuel Quijano: En México la difamación es el arma de los mediocres.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx