imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Los dedos contra la puerta…

Sorprendió el juez Octavo de Distrito en Materia Administrativa, Fernando Silva, con su decisión de conceder un amparo a la Academia Mexicana de Derecho Ambiental para “suspender definitivamente” la construcción de la Línea 7 del Metrobús, que rodaría de Indios Verdes a la Fuente de Petróleos por Calzada de los Misterios y Paseo de la Reforma.

Sorprendió a todo mundo. En el gobierno de la Ciudad de México no salían de su azoro. Simplemente parecía imposible una decisión judicial de este tipo, porque, como dijo en repetidas ocasiones Manuel Granados, consejero jurídico, se cuenta con todos los permisos del INAH.

Sin embargo, anoche el Instituto Nacional de Antropología e Historia desmintió la aseveración de quien prepara la estrategia para recurrir el amparo que detuvo la obra. En el tercero y cuarto párrafos de su comunicado dice: “Hasta el momento el Instituto aún no ha emitido una autorización general al proyecto de construcción… (…) el Instituto tiene que revisar y determinar la viabilidad del proyecto presentado por las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, en función del impacto que pueda tener en la conservación y protección de los bienes patrimoniales”.

Miguel Ángel Mancera expresó que detrás la suspensión “hay intereses políticos”. Lo dijo por la mañana. Por la noche el comunicado del INAH. Reiteró que la obra fue analizada y cumplió con todo lo establecido por la ley. Había insistido: “en la resolución del juzgado federal, hay intereses políticos…”

La secretaria del Medio Ambiente, Tanya Müller desapareció. No hizo declaración alguna. Y el director del Metrobús, Guillermo Calderón fue obligado a recular de su afirmación: “la obra sigue”.

¿Quién ganará?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx