imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Discusiones estériles…

Ante la opinión pública, los legisladores y los dirigentes de los principales partidos, quedan a deber y mucho. Enfrascados en discusiones estériles, de las cuales no sacarán nada, dejan de lado lo importante y muestran que cualquier elección en donde se cierre la votación resulta más rentable que aprobar leyes urgentes.

Uno supondría que superada la jornada del domingo 4 de junio, ganare quien lo hiciere, los legisladores y los partidos políticos se pondrían a trabajar en la conclusión de asuntos relacionados con el bienestar y la seguridad de los ciudadanos. No es así. Los militantes de los partidos derrotados utilizan la tribuna de la Comisión Permanente no para hablar de dictámenes ni de propuestas o puntos de acuerdo sino para discutir cómo se fortaleció el “cochinero” electoral. Descalifican a las instituciones y muestran láminas con supuestas irregularidades cometidas en cinco municipios del Estado de México (son 125 y solo se ocupan de cinco que no alterarán el resultado) y acusan no solo a la mafia del poder. También a los ciudadanos, los miles de ellos, que estuvieron al frente de las casillas electorales en cuatro entidades.

Para los políticos lo importante no es reconocer el trabajo de quienes sin cobrar nada dedicaron el domingo para identificar al votante, entregar boletas, contarlas, levantar las actas, sellar los paquetes, sino desacreditar todo para justificar sus derrotas.

Uno de los inútiles temas que abordan, es la segunda vuelta. Saben los legisladores que el tiempo legal para realizar reformas se venció. Pero los panistas dicen: si hay voluntad política se puede. ¡Vaya cachaza!

Las leyes no son cosa de voluntad. Son de legalidad y punto.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx