imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Jesús Michel Narváez

Theresa May, la débil…

David Cameron supuso que ganaría el referéndum y que los ingleses le darían el voto de confianza para mantener a Gran Bretaña en la Unión Europea. Se equivocó y le costó dejar la residencia del primer ministro británico en el Número 10 de Downing Street. Theresa May lo sustituyó. Y contrario a su antecesor, se volcó en la separación y para contar con el respaldo de las mayorías, convocó a elecciones de las que salió igual que el señor Cameron: derrotada. Negoció con los irlandeses para formar gobierno.

Desde su arribo a la posición de gobierno, cuando menos tres ataques terroristas se han cometido en Londres y el grave en Manchester.

Por si fuera poco, la Torre Grenfell, en Latimer Road, en el barrio de Notting Hill, se incendió a principio de semana y hasta ahora cobró 30 vidas y cerca de 70 se encuentran hospitalizadas. Los reclamos contra la primera ministra van en aumento, porque durante su gestión al frente Ministerio del Interior endureció la política de apoyos sociales, levantó un muro contra la migración, redujo los presupuestos a la policía y peleó con los liberales en el Parlamento.

Mañana inicia las negociaciones del Brexit. Llega debilitada. Sin el apoyo de la mayoría y con los reclamos sociales y económicos como jamás los tuvo una gobernante en Inglaterra. Le exigen 100 mil millones de euros para aceptarle la salida de la UE, le demandan la reparación del daño causado por el incendio, la acosan para que la policía cuente con mayores recursos y, para colmo, tendrá que presentar su plan para el Brexit justo después del discurso de la reina Isabel en la Cámara de los Lores.

Negociar desde la debilidad nunca ha dado buenos resultados. ¿Romperá May el maleficio?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx