imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Parálisis legislativa…

A diferencia de la productividad de la LXII Legislatura, la LXIII se distingue por haber antepuesto sus intereses partidistas a las necesidades nacionales. Leyes como la de Seguridad Interior, Mando Único o Mixto, Endurecimiento contra el Robo de Combustibles y la General de Archivos entre las más importantes, duermen el sueño de los justos mientras los coordinadores parlamentarios en el Senado y la Cámara de Diputados se enfrascan en fruslerías.

Sin que el tiempo jurídico alcance salvo que decidan violentar la Constitución y las reformas que avalaron en la reforma política-electoral del 2014, el choque frontal es por dos temas: la segunda vuelta y los gobiernos de coalición. PAN y PRD quieren la primera opción y PRI y sus aliados la segunda y con sus asegunes.

Primero fueron las elecciones del pasado 4 de junio las que paralizaron toda acción legislativa; después, los reclamos del PAN, Morena, PRD e independientes en el caso de Coahuila y finalmente la preparación de las elecciones federales del 2018. Sea lo que fuere, el pretexto para no legislar está presente.

Para el PRI se abrió un frente innecesario con la desafortunada declaración de Arturo Zamora, dirigente de la CNOP sobre sus compañeros de partido a los que acusó de ser “priistas de café”, lo que provocó una airada reacción de quienes sin estar en el CEN sí son consejeros políticos nacionales. Reclaman ser tratados con decencia, porque su postura crítica es “para fortalecer el partido”, como dirían José Ramón Martell y Ulises Ruiz, impulsores de la nueva corriente a la que nada le gusta (a lo mejor tienen razón).

Por lo pronto la parálisis legislativa es un hecho consumado.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter; @jesusmichelMx