imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Soberbia panista…

 

Había sido pactado el dictamen del Mando Mixto. Sin embargo, antes de presentarse al Pleno del Senado, fue retirado. ¿La razón?, que el PRI y el PVEM violaron el reglamento y por tanto se tiene que reponer el procedimiento. Fueron los panistas los que decidieron que no pasaría y no pasó. Durante las discusiones posteriores a la aprobación de la llamada 3de3, los que querían la total transparencia se lanzaron a la yugular de quienes dijeron sí a una “legislación descafeinada”.

Enviado el paquete de las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción a la Cámara de Diputados, el coordinador de los panistas elevó la voz y expresó que su bancada no permitirá que se ratifique lo aprobado por los senadores. Al mismo tiempo, en la Cámara Alta se hablaba del Fiscal Anticorrupción y nadie acertó a señalar qué funciones tendrá y menos aún si ya hay ciudadanos “químicamente puros” que pudieran acceder al cargo.

Senadores y diputados de todas las fracciones parlamentarias están enfrentados. Unos porque quieren que todo se apruebe a modo y otros por alcanzar los consensos suficientes para encender el switch que genere luz al nuevo esquema. Se logró lo posible, no lo deseable, comentaron algunos congresistas.

Quizá la parte fuerte, la que genera escozor sea aquella medida que obliga a quienes reciben recursos públicos, contratistas y proveedores y que podrían ser huéspedes de algún penal hasta por 14 años si son hallados responsables de actos de corrupción. Ahí se comienza a cerrar la pinza. Los resultados, por supuesto, están por verse.