imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • ¡Qué necesidad…!

 

Si lo que pretendieron senadores y diputados del PRI-PVEM-NA fue mostrar el músculo con la aprobación de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos (la 3de3) y doblegar a los “soberbios” empresarios, lo lograron. Aunque la victoria haya sido francamente pírrica porque horas después anunciaban una iniciativa para que se aclaren confusiones generadas por la redacción del artículo 32-C de la propia ley.

¡Qué necesidad! diría el ínclito de Juárez. Con la actitud de los congresistas de los partidos en el Gobierno, abren un nuevo frente a la gobernabilidad que se suma al choque con los disidentes y con las iglesias. Mientras legisladores de las oposiciones se aliaban para demandar, incluso algo que siempre rechazaron, al presidente Peña Nieto usar el “veto de bolsillo” y regresar la iniciativa a los diputados. Por supuesto, le pidieron no publicarla.

En el mundo de la confusión, porque bajo la redacción aprobada hasta los beneficiarios de programas sociales tendrían que presentar su “tres de tres”, el presidente de la Jucopo en San Lázaro y además pastor de los tricolores, anunciaba la iniciativa para corregirla y establecer con claridad quiénes estarían obligados por la 3de3.

En Los Pinos, mientras tanto, Peña Nieto celebraba una reunión de gabinete y, por si alguien no lo ha entendido, lo instruyó a cuidar los recursos públicos y usarlos con mayor efectividad, al tiempo que les ordenaba a sus secretarios de Estado trabajar con los nuevos gobernadores sin tintes partidistas.

¿Lo habrán entendido los que distribuyen recursos federales?