imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

Graco, ¿el elegido?..

Marearse con subirse en un tabique, es mala señal del equilibrio. Es probable que se pierda por un problema ótico. También se da por alta presión, el colesterol y los triglicéridos. En el caso de las mujeres, por el embarazo. Nadie se explica que Graco Ramírez Garrido Abreu viva ensimismado con la obsesión -¿ya lo contagió Andrés Manuel?- de ser en 2018 el candidato a la Presidencia de la República de lo que queda de las izquierdas.

El país tiene problemas serios que encabezan los disidentes del magisterio. Bloquean carreteras y garitas: asaltan casetas de peaje e impiden el libre tránsito para llevar alimentos y medicinas a los menos protegidos; millones de niños no tienen maestros que les den clases; la economía pende de un hilo y no por los problemas internos; el desempleo se mantiene y el ambulantaje aumenta. Temas verdaderamente preocupantes y por supuesto de los que no se ocupa el gobernador de Morelos.

Está en plena campaña político-electoral. Al igual que el Mesías Tropical –término acuñado por Enrique Krauze-, intentan demostrar que son los “elegidos” por el crayón que cruza las boletas electorales. De López Obrador, ya nada extraña. De Ramírez, todo. Porque Morelos se encuentra en las listas que hablan de secuestros, robos, homicidios, inseguridad.

En su campaña, el hoy gobernador se comprometió a reducir la violencia y la inseguridad en 18 meses. Ya le ganó el tiempo, porque ambos flagelos están y en franco crecimiento. ¿Si no ha podido con una entidad, qué hará por el país?

Marearse por subir al tabique nunca ha sido bueno. Graco es el ejemplo mejor acabado.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelMx

y en Facebook: jm-narvaez