imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

  • Jesús Michel Narváez
  • Barras y estrellas…

Barras y estrellas. Día de la Independencia de Estados Unidos. Vive en proceso electoral. Y es cuando se tiene que reflexionar en que gane quien ganare la elección, a nosotros nos irá como en feria. Si llega a ser Hillary, habrá que recordar lo que dijo cuando, como secretaria de Estado, se avecinaban los comicios en México allá en 2012.

Palabras más, palabras menos, expresó: el PRI regresará al Gobierno sobre mi cadáver.

Ahí demostró que no le agrada el régimen si es encabezado por el tricolor.

Si gana el racista Trump, ¿qué se puede esperar? Bien a bien no se sabe. Es impredecible.

Si cumple sus amenazas, hay que ponernos a llorar. Su intención de romper el Tratado Trilateral de Libre Comercio –México-Estados Unidos-Canadá- podría afectar y muy severamente a la economía mexicana.

Es de todos sabido que el 80 por ciento de las exportaciones nacionales se van a Estados Unidos. Y el 80 por ciento de las importaciones proviene de Estados Unidos. Si, además, grava las remesas de mexicanos, que suman la nada despreciable cantidad de 25 mil millones de dólares anuales, peor aún.

Allá, cruzando el Río Bravo, celebran un aniversario más de su independencia. Si las fechas oficiales no han cambiado, será el 233 aniversario de su liberación. Sí, una Independencia de Gran Bretaña que dominaba el territorio estadunidense. Y releyendo un poco la historia, se recuerda cómo Francia y España coadyuvaron a la liberación. Ahora se entiende porque Gran Bretaña tiene más afinidad con los norteamericanos que con los propios europeos.

Allá celebran. Aquí estamos en espera de lo que viene: la catástrofe.