imagotipo

Punto de Vista

  • Jesús Michel

Llamó al Presidente…

¿Dónde quedaron las buenas relaciones entre Los Pinos y el Antiguo Palacio del Ayuntamiento? Se lo pregunto porque en las últimas 72 horas, el Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera ha emprendido una campaña mediática para acusar a la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa) de, prácticamente, acosarlo. Estas son sus palabras: Llamé al Presidente Peña Nieto para platicar “porque no es correcto que se esté atacando a la Ciudad de México por parte de esa procuraduría que ya no quiero mencionar”.

Me brotan dos dudas: ¿se trata de una acción concertada por el Gobierno federal para “bajarlo” de las preferencias electorales? O bien ¿don Miguel Ángel busca recuperarse de la caída de su popularidad acusando al Poder Ejecutivo federal? Tengo la impresión de que es la segunda parte. No veo razón alguna para convertirlo en blanco político.

Si alguien representa “un peligro para el PRI” es el tabasqueño y antiguo jefe del señor Mancera. Si bien es mencionado como uno de los posibles candidatos a la Presidencia en el 2018, las recientes encuestas, no pagadas por la Presidencia por cierto, muestran que el Jefe de Gobierno tiene apenas 17 por ciento de simpatizantes. Derrochó su capital electoral. No debe olvidarse que ganó con el 68 por ciento de los votos emitidos en la capital del país.

¿Dónde se rompió la buena relación de Mancera con el presidente Peña Nieto? El punto de quiebre no ha sido revelado. Y en el imaginario de los opinócratas todo se reduce a la carencia de fuerza político-electoral de don Miguel Ángel, que no levanta ni con la réplica de la Capilla Sixtina.