imagotipo

Punto de vista

  • Jesús Michel

Después de que la Reforma Educativa entraría en una nueva dinámica con el anuncio de Aurelio Nuño, no faltaron las voces que señalaran: ¿no que no?… Ahí está la presión de la CNTE. Sin embargo, Javier Treviño Cantú, me dice: es parte de la implementación que mandata la Constitución. “Es falso que se trate de modificaciones. Es mentira que se esté cediendo a presiones políticas”, acota.

Sin entrar en polémica alguna y utilizando el vocablo que más publicita el Gobierno federal, la percepción es otra. Se piensa que los disidentes le “torcieron la mano” al Gobierno y que éste presentará iniciativas para quitar de las leyes secundarias todo aquello que reclaman quienes perdieron sus privilegios.

“Estamos cumpliendo en tiempo y forma lo que está plasmado en la Constitución para que la Reforma Educativa cuente con las herramientas que le den viabilidad en su conjunto. Por eso, lo que se inicia el martes con los Foros de Análisis, forma parte de lo que se necesita”, me cuenta el subsecretario de Educación Básica.

De ahí que el martes arranque el examen de lo que se propone: los cinco ejes que darán fortaleza a la RE. La reunión de trabajo con los 31 gobernadores más el Jefe de Gobierno de la CdMx, los 32 secretarios de educación locales -¿quién irá en lugar de Barrales?-, los subsecretarios, el líder del SNTE y los asesores sentará las bases de cómo se discutirán en cada entidad las normas que entrarán en vigor en 2018.

Los disidentes desechan las propuestas y Nuño les pide leerlas. ¿Se distenderá el conflicto con los Foros?

Supongo que no. Y aunque no haya retroceso en la RE, la percepción es contraria.