imagotipo

Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

¿Para qué se formalizan las alianzas o coaliciones entre partidos políticos? ¡Para ganar elecciones! No hay otra razón, y menos, cuando quienes unen fuerzas son antagonistas de origen.

De ahí la sorpresa que genera Ricardo Anaya, dirigente que no líder del PAN con la afirmación de “no creemos en alianzas que sólo buscan ganar elecciones”. Porque si no es para alcanzar la victoria en los comicios no se entiende el anuncio de la alianza que hará su partido con el PRD. Formar alianzas solamente para ir de la mano al súpermercado, no parece tener lógica. Resulta indescifrable una unión de pareja en la que no habrá noches íntimas sino diálogo fructífero de cómo nacen las abejitas.

La ausencia de definición de para qué se quiere aliar con el PRD va más allá de entender o tratar de hacerlo, que la búsqueda es “ganarle al PRI-Gobierno”. Porque si no se anhela el triunfo y solamente se golpea al que ahora gobierna, se le pavimenta el piso al Mesías de Macuspana. Se le deja libre el camino para que, de obtener lo quiere, en los siguientes años desaparezcan los partidos. Y no por el efecto de los independientes.

Por lo, hasta ahora, conocido y a nivel mundial, las coaliciones entre partidos políticos solamente tienen un fin: ganar. Y ganar para desde el poder imponer su forma de Gobierno e impedir que los derrotados tomen vuelo. Si en el caso del PAN de Anaya solamente se formaliza una coalición para “difundir ideas y no ganar”, habrá que someter la propuesta ante un psiquiatra no frente a un politólogo.

¿Para qué, entonces, la alianza con el PRD don Ricardo?