imagotipo

Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Objetivo prioritario

Apostar a la desmemoria, no es buen síntoma. Apenas han transcurrido 72 horas de la revelación contenida en el “auténtico” video de la fuga del siglo y ya nadie habla del tema. Acaso por la secrecía de la averiguación iniciada por un acta circunstanciada, hay que dejar que el manto del olvido cubra el hecho irrefutable: que todos los mexicanos nos habíamos quedado con una primera versión incompleta.

Quizá, por ello, el anuncio espectacular por la captura de Ángel Eduardo Prado Rodríguez, alías “El Ciclón” o “El Orejón”, único objetivo prioritario de la autoridad en Tamaulipas. Ello representaría que no hay más criminales de altos vuelos en la sufrida y golpeada entidad.

Como en todas las aprehensiones de criminales altamente peligrosos, El Orejón no opuso resistencia. No se disparó un solo tiro. A lo mejor porque estaba dormido.

Junto a esta acción, corrieron las versiones de que personal de la Armada cerraba el círculo en la zona donde presumiblemente se encuentra “El Chapo”. Versiones confirmadas por la noche, nos daban la noticia: el criminal más buscado está herido en una pierna y en el rostro. Después vendría el baño de agua helada: volvió a escapar. ¡Qué novedad! A todos nos interesa su captura, en serio, pero el mal manejo de la información genera decepción.

Surgen informaciones nuevas y affaire del video con audio, se arroja al cajón del olvido en aras de la secrecía por la averiguación previa. ¿Alguien se acordará de lo ocurrido el pasado miércoles, digamos, el próximo lunes?