imagotipo

Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Paty, mintió

Amenazó con su furia destructiva. Sorprendió a los meteorólogos. Hicieron cuentas y determinaron que nunca, desde el nacimiento del planeta, hubo un huracán con tal fuerza. Aplicaron la regla Saffir-Simpson y descubrieron que no había categoría registrada. Nacía una nueva que iría más allá del 6 y quizá llegase al numeral 7.

Pero no. “Doña Patricia” nos mintió. Nos alarmó y cuando se pensaba que entraría a tierra devastando amplias zonas, sencillamente sopló, no provocó olas de 14 metros, arrojó agua y generó compras de pánico.

Sin embargo, y más allá del debilitamiento del huracán, lo que se debe resaltar y reconocer es el trabajo realizado por las autoridades de los tres niveles de Gobierno para prevenir una tragedia. Evacuaciones masivas y ordenadas. Ubicación de albergues suficientes y equipados con camas, cobijas, alimentos, agua, energía eléctrica provista de plantas móviles.

Desconocer que el Gobierno del presidente Peña Nieto actuó en tiempo y forma y que sus colaboradores se aplicaron junto con los cuatro gobernadores de las entidades y municipios en riesgo hicieron lo propio, sería un acto de mezquindad.

¿Qué no pasó a mayores?

¡Qué bueno!

No faltarán críticas. Pero algo se ha construido y bien: la protección civil. Prevenir siempre será mejor que lamentar.

Si “Paty” nos mintió, la
perdonamos.

Los que saben nos dicen: no todo acabó. Mientras avanza, dejará caer millones de litros de agua y con su viento podría iluminar ciudades enteras mediante la energía eólica. Ojalá y “Paty” mantenga su mentira.