imagotipo

Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Cumplir o no

Probablemente usted haya escuchado o practicado aquello de que “las leyes se hicieron para violarse, si no, no se hubieran hecho”. O aquella: “lo que no está prohibido, está permitido”. O una más: “los diputados y senadores podemos cambiar la Constitución cuando queramos”.

Pues las tres son del todo válidas en un tema que tiene, sin duda alguna, tintes político-electorales aunque se niegue: el del apagón analógico.

Senadores del PAN y del PRD se rasgan las vestiduras y se colocan cual San Francisco de Asís al lado de los pobres. Un tanto cuanto pejianos con aquello de que “primero los pobres”, después yo y siempre yo. Porque aunque no son los mismos diputados que aprobaron la reforma Constitucional del artículo 6° para garantizar el derecho a la información como un derecho humano y en la reforma de Telecomunicaciones se estableció el compromiso de entregar televisores digitales a unos 13 millones de familias de escasos recursos, los senadores sí son los mismos y ahora en complicidad con los nuevos legisladores quieren apuñalear la Constitución y cambiarla para extender el plazo de entrega de pantallas hasta el 31 de diciembre pero de ¡2016!

El tinte electoral está en declararse defensores de los que no han recibido el aparatito y que suman alrededor de 7 millones de personas. ¿Por quién votarán los que sean beneficiados del programa durante los primeros tres meses del próximo año?

¡Por los salvadores de los pobres!

Y los del PRI se oponen al cambio del quinto transitorio. Tienen razón: la ley se hizo para cumplirse.