imagotipo

Punto de Vista / Jesús Michel Narvávez

  • Jesús Michel

Deslindes

Desde hace un par de semanas, congresistas del PRD y algunos de sus dirigentes han mostrado su desacuerdo con el accionar de la CNTE, y han marcado una clara distancia con los mentores no solamente oaxaqueños, sino con los de Guerrero, Chiapas, Michoacán y las secciones 9 y 11 del DF, que conforman la disidencia magisterial.

En su calidad de coordinador de los senadores perredistas, Miguel Barbosa lanzó su as: “No más IEEPOS, no más controles clientelares en educación”.

Aunque tardío el mensaje, porque durante años desde el PRD se protegió y estimuló la manera en que presionaban los maestros a las autoridades estatales y al propio Gobierno federal, viene a romper con Andrés Manuel López, quien insiste en que la CNTE salga a las calles a “reclamar sus derechos” y los ha invitado en tres ocasiones a que se sumen a “su” proyecto político a través de Morena.

Pareciera que el único al que no le parece la aplicación de la ley es a López Obrador. O en todo caso, su posición divide más aún a las llamadas izquierdas, que ven en él un peligro para su causa, porque, como es su costumbre, ha “mandado al diablo a los perredistas”.

Conforme avanza el tiempo y se acerca los correlativos a la selección de candidatos para las 13 elecciones del próximo año, el proyecto de las izquierdas es menos fuerte y está siendo orillado a la alianza contra natura con el PAN, al que tampoco se le observa con la armadura política que se requiere el próximo año.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx,

jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelna

y en Facebook: jm-narvaez