imagotipo

“Puras cosas maravillosas”, Every Brilliant Thing | Teatrikando | Benjamín Bernal

  • Teatrikando: benjamín Bernal

El trabajo empieza desde elegir la obra: en este caso es de Duncan Mac Millan y Jonny Donahoe, con traducción de Pilar Ixquic Mata, han logrado un monólogo con rasgos diferentes y la dirección ha corrido a cargo de Sebastián Sánchez Amunátegui. Usted o yo podríamos (desearíamos) haberla escrito, imagine coleccionar en una libreta sus recuerdos desde la infancia: “el sabor del helado favorito, las camisas con rayas, la visita al veterinario, la inyección que recibirá nuestra mascota, el instante en que vimos a una jovencita en la biblioteca, ¿qué libro lees? Ella mira mi libro, ¿los intercambiamos?”. Y así seguiríamos el registro de sucesos memorables, la primera meta es coleccionar 100, el número no es importante, sino los sentimientos al escribirla, releerlos y que la madre del personaje la lea. ¿Sabe si la recorre con la mirada amorosa? Sí, pues ha corregido las faltas de ortografía.

El Foro Lucerna tiene una cartelera variada y garantiza una buena velada, porque selecciona las propuestas que llegan, es el caso de este monólogo que ha recibido un tratamiento moderno, incluyente, alternando flashes de vértigo con los de quietud. Los autores abordan la depresión y sus puntos más elevados que rozan con el suicidio, mediante la preocupación del hijo por ir mostrando a su progenitora, lo que hay de maravilloso en la vida cotidiana. Admiro al psiquiatra Victor Frankl y sus propuestas para disfrutar lo que tenemos, sea lo que sea, es mejor que la ausencia total; es el tema que maneja Perroni con tino, armonía y buen humor; los espectadores se prestan al juego que va inventando y que seguramente, cada día tiene notables diferencias, pues verse envuelto en el tejido literario- escénico es un pequeño shock (pensamos: ojalá le toque al de junto, no a mi). Un gran trabajo el de Pablo, quien asegura que: “no tratamos de hacer una propuesta de autoayuda”, y lo logran, antes que nada vimos una obra teatral, agradable y divertida, disfrutamos un texto notable y el binomio director-actor muy bien aterrizado. Los martes en Lucerna y Milán.

ELENA PONIATOWSKA y Andrés Roemer, con la embajadora, dra. Eva Hager.

ELENA PONIATOWSKA y Andrés Roemer, con la embajadora, dra. Eva Hager.

Recibió condecoración el dr. Andrés Roemer, nace la Casa de la Música

Usted ha leído que es un activista incansable, si por la cultura: cofundador y curador del “Festival Internacional Mentes Brillantes”, La Ciudad de las Ideas, que se realiza en el Estado de Puebla. Creador del pre-G20 “Designing the Future”, de la Cumbre del G-20 de Los Cabos; recientemente, el Festival Cultural “Mexiam” en San Francisco, Cal. en 2014, actividad que desarrolló en cuanto fue nombrado Cónsul General de México en esa ciudad.

El Gobierno de Austria, a través de la dra. Eva Hager, le otorgó la medalla de Honor por su propuesta: crear la Casa de la Música de Viena en Puebla, proyecto que tardó más de 10 años en concretarse y ya se puede visitar. Es un logro que usó como modelo el que existe en Viena; en la ciudad de Puebla se logró instalar en lo que fue la fábrica textil “La Constancia”. El dr. Roemer es autor de varias obras teatrales: “El otro Einstein”, “Oskar y Jack”, también ha producido recientemente “La última sesión de Freud”. Felicitamos al inquieto e incansable diplomático, que en la sede de la embajada, estuvo acompañado por Elena Poniatowska, Homero Aridjis, Sari Bermúdez, Rafael Tovar y de Teresa, entre otras personalidades.