imagotipo

Qué cosas suceden con el apagón | Gabriela Mora Guillén

  • Gabriela Mora

Aunque la vida del televisor es relativamente corta, hoy en día no puede faltar en ningún hogar: parece una ironía pero me atrevo a pensar que los mexicanos prefieren un televisor antes que muchas otras cosas que podrían parecer de primera necesidad, como un baño por ejemplo… puede haber mucha gente acostumbrada de toda la vida a utilizar letrinas, pero la televisión es uno de los principales distractores de la sociedad y se ha vuelto parte esencial en nuestras vidas.

Si es que no pasa nada y nuestros legisladores no deciden otra cosa, el próximo 31 de diciembre tendrá lugar la última etapa del apagón analógico por mandato constitucional… La nuevas tecnologías nos han alcanzado y la televisión no puede seguir rezagada, por lo que hemos de transitar del formato análogo – tecnología utilizada desde que se inventó la televisión y ocupa un amplio ancho de banda lo que impide transmitir más de un programa por canal, además de dar lugar a la interferencia y mala imagen-, al formato digital.

De esta manera, la Televisión Digital Terrestre (TDT) es un sistema de transmisión digital que permitirá modernizar la forma de ver la tele hecho que, después de la aparición de los aparatos a color, implica el adelanto más grande en la historia de la televisión.

Con la medida, los televidentes tendremos una mayor oferta de contenidos televisivos, igualmente tendremos oportunidad de formar parte de la sociedad de la información, y sin duda la transición fomentará la igualdad de oportunidades entre la población; con apoyo gubernamental, se otorgarán las ventajas de la televisión digital a familias de escasos recursos… evidentemente el cambio favorecerá el acceso de los mexicanos a los servicios de telecomunicaciones.

Adicionalmente, hemos de señalar que el uso de televisores digitales genera un ahorro de más de 60 por ciento en el consumo de energía eléctrica, y responde a un acuerdo internacional dado que muchos países han realizado la transición y algunos más, como el nuestro, están implementando el cambio paulatinamente.

En concreto, se trata de liberar el espectro de la banda de 700 Mhz, para que ella sea utilizada en servicios móviles, para todo lo que implique transmisión de datos móviles como el internet, la telefonía, la televisión, en fin… “el internet de las cosas”, lo que a su vez permitirá al Gobierno subastarla y concesionarla a diversas empresas que seguramente nos sorprenderán cada vez más con los alcances, innovaciones e ideas revolucionarias que la tecnología ha alcanzado.

Sin embargo, para obtener los beneficios de la TDT es necesario contar con el equipo receptor adecuado, puesto que una televisión análoga no podrá captar la señal de televisión abierta: ha sido necesario invertir millones de pesos para realizar el cambio y para ello el Gobierno ha sido el encargado de brindar apoyo a la población de menores recursos para propiciar las condiciones adecuadas de forma que una vez que se realice la transición, la menor cantidad posible de mexicanos se queden sin televisión.

A decir del especialista en la materia, Ernesto Piedras, “el 96 por ciento de la población tiene acceso a la información a través de la televisión, al entretenimiento y la cultura. Si a este porcentaje lo dejaran sin señal sería algo muy grave y regresivo, sobre todo porque son las clases más bajas, las que no tienen poder adquisitivo. Para ellos un aparato de estas características es, más que un bien de consumo, un bien patrimonial”, considera.

Según el Módulo sobre el uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares realizado por el INEGI en el año 2013, únicamente 25.8 por ciento de los 31 millones de hogares que a esa fecha contaban con televisor, tenían uno digital, en tanto que de acuerdo con la encuesta efectuada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones el 56.2 por ciento de los hogares en el país dispone de televisión de paga… Las cifras habrán de revertirse y el Gobierno habrá de continuar apoyando a los más necesitados a través de programas sociales de manera que cuando menos puedan adaptar sus pantallas. Lo cierto es que en un futuro próximo muchos de quienes tenían que pagar por el servicio ahora, lo podrán recibir de manera gratuita.

Como todo cambio, seguramente en principio será difícil adaptarse, pero en verdad traerá grandes beneficios a la sociedad.

gamogui@hotmail.com

/arm