imagotipo

¿Qué esperan los mexicanos del PRI?

  • José Luis Camacho

El PRI ha defendido que el progreso de la Nación depende de una paz interior fincada en dos principios correlativos: la transitoriedad de los hombres frente a la permanencia de las instituciones.

Profr. y Lic. Miguel Osorio Marbán (1936-2000)

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha cumplido 88 años de vida, tratándose de casi nueve décadas en las que ha sido un actor central en la historia nacional de México.

Sus contribuciones y logros son reconocidos por propios y extraños, al igual que los errores e insuficiencias de sus militantes en el ejercicio de responsabilidades públicas.

Poseedor de una ideología que ha evolucionado sin perder los principios que lo han dotado de una señera hoja de ruta, el PRI del año 2017 no es el mismo al de hace cincuenta años, pues el entreveramiento generacional del que habló Jesús Reyes Heroles es una realidad al interior de este partido político y se ha traducido en programas y líneas de acción de diverso tipo, así como en la capacitación permanente de sus militantes.

Teniendo inicialmente la encomienda de contribuir a la institucionalización de la vida nacional y dar cauce legal a la lucha política, la labor del entonces PNR, después PRM y hoy PRI, se fue diversificando conforme se transformaba la sociedad mexicana y nuestro país fortalecía su membresía en una sociedad internacional cada vez más integrada económica y culturalmente.

Desde 1929 a le fecha, el PRI ha tenido 52 dirigencias nacionales y 47 presidentes, siendo cada uno de ellos hombres y mujeres que dieron lo mejor de sí para representar a un partido político plural y diverso, unido bajo un único objetivo: servir a México.

Especial mención merece el latinoamericanista y político ejemplar, don Gustavo Carvajal Moreno, quien tras una vida austera y de arduo trabajo, falleció el pasado 25 de febrero. Él fue presidente de este partido entre 1979 y 1981, dejando tras de sí un legado que perdurará.

Asimismo, no puedo dejar de destacar uno de los principales activos del PRI hoy día, como lo son sus expresidentes, tratándose de políticos experimentados, prestigiosos y victoriosos en la lucha de las ideas y la permanencia política.

Ellos son Adolfo Lugo, Jorge de la Vega, Fernando Ortiz Arana, Ignacio Pichardo, María de los Ángeles Moreno, Santiago Oñate, Humberto Roque, Mariano Palacios, José Antonio González, Dulce María Sauri, Roberto Madrazo, Beatriz Paredes, Humberto Moreira, María Cristina Díaz, Pedro Joaquín Coldwell, César Camacho, Manlio Fabio Beltrones y Carolina Monroy.

Hoy, el PRI se encuentra frente a uno de los mayores retos de su historia. Y sin temor a equivocarme puedo afirmar que este instituto político es el mejor organizado del país, pues su estructura, sectores, organizaciones y militancia se encuentran presentes en cada milímetro del territorio nacional, lo cual le permite seguir siendo la caja de resonancia de la Nación y cumplir con la sociedad al llamar a cuentas a los militantes que no cumplan.

Su presidente nacional, Enrique Ochoa Reza, trabajando hombro a hombro con el líder nato del PRI, el presidente Enrique Peña Nieto, ha asumido el reto de alcanzar el máximo potencial del país para hacer frente a los retos internos y externos, buscando en todo momento el mejoramiento de la calidad de vida de la población y el impulso a los emprendedores mexicanos. Y las reformas transformadoras aprobadas durante la actual administración seguirán dando buenos resultados en esa ruta.
camachovargas@prodigy.net.mx

@jlcamachov