imagotipo

¿Qué ocurría hace 60 años? / Francisco Fonseca N.

  • Francisco Fonseca

¿ Creemos que de verdad existe algo de nuevo bajo el sol? Basta echar una mirada a lo que ocurría a nuestros alrededores, hace unos 60 años y después, si tiene todavía tiene usted capacidad de asombro, admirarse o simplemente sonreír de lo que ahora se nos quiere dar por novedoso, por el último grito de la moda, el proyecto tecnológico más adelantado, el descubrimiento científico que hará crecer la estatura mental del género humano. ¡Qué sé yo!… diría algún gaucho despistado.

Por ejemplo: Posiblemente, algunos lectores recuerden que en 1956, Elvis Presley era considerado por la prensa internacional como “el loco del rock and roll cuyos bailes epilépticos musicalizados le han dado fama y fortuna”. Elvis, según esta información, estaba filmando “Love me tender” -uuuhh- en compañía de Debra Paget y Richard Egan y había vendido ya más de un millón de discos de una nueva canción. Su fortuna crecía a manos llenas día con día. Era proverbial su pasión por los automóviles de lujo y regalaba “Cadillac’s” al primero que pasaba frente a su casa.

Por cierto, en ese año de1956, en el Distrito Federal el litro de leche fresca de la Hacienda Los Portales o del Rosario costaba un peso con noventa centavos, y en el cine México se exhibía la película “Angustia de un Querer” con Jennifer Jones y William Holden; en el mercado de automóviles hacía su aparición el Fiat italiano que, según la publicidad, convertía en rectas las curvas del camino. Por supuesto el mortífero hongo atómico repercutía su forma en el estilo de los peinados femeninos mientras que las mujeres de México se limpiaban el rostro con la crema “Cocaína en Flor”.

Ya entonces, la ONU emplazaba a Israel para que se retirara de la franja de Gaza; y déjeme decirle que en 1957 Lilia Prado había asegurado sus fabulosas piernas en ¡cien mil pesos!, y el papa Pío XII daba su aprobación al uso de anestésicos “porque no entran en contradicción ni con el orden moral ni con el ideal específicamente cristiano”. El 15 de abril de ese año, moría trágicamente Pedro Infante, al desplomarse el avión que tripulaba, el XAKUN, que había despegado de Mérida, Yucatán.

Un mes después, la Gran Bretaña hacía estallar su primera bomba de hidrógeno allá por el Pacífico Central, y el fatídico 28 de julio un temblor del grado 7 de la escala de Mercalli sembraba el pánico entre los habitantes de la Ciudad de México; la victoria alada, que no Ángel de la Independencia, voló y varios edificios cayeron a tierra.

¿Alguien se acuerda del Sputnik? Fue lanzado al espacio el 4 de octubre. Fue el primer satélite artificial de nuestro planeta. Medía 58 centímetros de diámetro. En el marco de esta competencia, los norteamericanos lanzaron al espacio el proyectil balístico Atlas, un arma capaz de desencadenar la furia atómica sobre cualquier objetivo en el mundo. Se inició entonces la era espacial que eventualmente llevará al hombre a colonizar otros lugares siderales. 1957, año muy importante para la astronáutica. Tan solo 60 años han pasado y ya visitamos la luna; y las sondas espaciales han llegado a todos los planetas conocidos del sistema solar y a varios de sus satélites. Se dice fácil y rápido, pero su costo está más allá de las estrellas.

Ay, tiempos lejanos… Pepita Embil, mamá de Plácido Domingo, estrenaba en el nuevo Teatro Iris la zarzuela “La Calesera” y se decía que la figura política denominada “el tapado” fumaba cigarros marca Elegantes. Falta espacio, amable lector y son muchos los recuerdos, pero como le decía, pienso que no hay nada nuevo bajo el sol. ¿Qué son 60 para una humanidad que tiene más de un millón de años de edad?
pacofonn@yahoo.com.mx