imagotipo

¿Qué representan cuatro mil mdp en México?

  • Abraham Vergara

  • Abraham Isaac Vergara Contreras

En la mente de cualquier mexicano la cifra de cuatro mil millones de pesos es de difícil dimensión; gran parte de la población vive al día y sus preocupaciones se centran en qué poder hacer con lo que trae en la bolsa para poder sobrevivir y dar sustento a su familia; aproximadamente 23.4 millones de personas viven en pobreza extrema, por lo que 50 pesos sin exagerar representan una fortuna.

¿Qué hacer con cuatro mil millones de pesos? El uso puede ser muy diverso y más si se encuentra en manos de alguna institución u organismo de Gobierno, por ejemplo, se podría otorgar educación desde preescolar hasta carrera técnica a poco más de 14 mil estudiantes; dar atención médica por tres años de tratamiento y dos de vigilancia a aproximadamente 15 mil niños (menores de 18 años) con cáncer o nueve mil jóvenes entre 18 y 21 años, o se podría mitigar la pobreza extrema en un dos por ciento a través del consumo de la canasta básica, esto último, acorde al compromiso con el Banco Mundial hacia el 2030.

Sin embargo, en México parece que las prioridades son distintas, esta cantidad de recursos se utilizarán en los procesos y comicios electorales durante 2017, centrándose una cantidad considerable (pudiera alcanzar el 50 por ciento) en el Estado de México, en la elección que sirve como preámbulo a las elecciones federales del próximo año.

Se reconoce que la democracia en el país es importante y que se deben cubrir gastos operativos para que los distintos procesos electorales sean “transparentes”, “eficientes”, “eficaces” y que sea la población la que haga valer su voluntad en las urnas y vote por el candidato o candidata que mejor represente sus intereses, sin embargo, estos gastos sea en periodo de austeridad o no, parecen ser excesivos.

Hoy, como nunca, se ve tan alejada la clase política de la sociedad, creyendo que con la estrategia de la descalificación y de la dádiva pueden ocupar los espacios de poder que se les confieren; es una oportunidad más la que tienen ante sí de generar campañas que no únicamente se fundamenten en el ¿qué hacer?, sino en el ¿cómo hacerlo?

Es más importante el beneficio de la gente que el ocupar un puesto por interés personal, el dinero que es de todos los que contribuyen a través del pago de sus impuestos debe ser usado e invertido con sentido común y no despilfarrado en procesos dudosos y opacos donde unos pocos obtienen ganancias (monetarias o no); es fundamental elevar la calidad de nuestra educación a través de una inclusión educativa en un modelo adecuado a las necesidades de nuestra población, para poder competir en primer instancia contra nuestros iguales teniendo como objetivo alcanzar a las potencias mundiales; debemos convertirnos en un país preventivo en lugar de curativo, esto seguro mejorará los índices de competitividad y productividad, por último debemos mejorar las condiciones alimentarias de la población más vulnerable, se les debe brindar la oportunidad de cubrir sus necesidades primarias.

Es necesario pasar del discurso a los hechos y hacer un adecuado uso de la palabra cambio, ser transparente y eficiente en el manejo de los recursos y orientarlos hacia necesidades prioritarios que de una vez por todas consoliden una economía totalmente golpeada que genere mayores oportunidades de empleo, de crecimiento sostenido alrededor de al menos un cinco por ciento, con una inflación controlada y con finanzas públicas realmente limpias y sanas.
* Coordinador de la licenciatura en Contaduría UIA