imagotipo

Qué sí y qué no en el Edomex

  • Jorge Galicia

Toda una lluvia de demandas son las que han interpuesto diversos actores políticos involucrados en el proceso electoral que tiene como fin renovar la gubernatura en el Estado de México, acusan principalmente al PRI y sus aliados de hacer campaña con la presencia de funcionarios del Gobierno federal, lo cual parece asistirles la razón si consideramos que los programas sociales y de obra pública no deben tener fines electorales.

Sin embargo la ley electoral es muy clara, “desde el inicio de las campañas electorales y hasta la conclusión de la jornada electoral, las autoridades estatales y municipales, así como los legisladores locales, deberán suspender la difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental”, es decir, la veda electoral iniciará a partir de mañana y hasta el 4 de junio, y esa misma norma aplica para la entrega de obras y servicios realizados con recursos públicos.

Se habla de casi dos centenas de demandas, pero todo indica que lo único que buscan éstas es meter ruido al proceso y hablar desde ahora de ilegalidades ante la posibilidad de una derrota en las urnas, por lo que en la pelea postelectoral los ahora quejosos sacarán todo tipo de expedientes con supuestas irregularidades del proceso que formalmente inicia mañana lunes.

Es legal, reconocen los quejosos, pero se muerden la lengua al decir que es inmoral. Acaso ya olvidaron que esos mismos argumentos han sido rechazados por la autoridad cuando sus ahora acusados han cuestionado el modelo de comunicación política vigente que permite la promoción y uso indiscriminado de los spots para promociones personalizadas de los aspirantes a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador, respectivamente. ¿No se acuerdan o no les conviene recordar este asunto de campañas políticas adelantadas?

Y para ser más precisos, a poco no es ilegal un spot que anda circulando, supuestamente de la candidata de Morena, pero en lugar de la protagonista, el único que sale a todo lo largo es AMLO, eso cuando supuestamente él no está en campaña y está prohibido que haga campaña en estos momentos. Puede que sea legal, pero es inmoral aunque al final del mismo se diga que el anuncio es para la campaña de Delfina. No hay duda, es campaña adelantada de AMLO.

Por supuesto que en cada caso el PRI, PAN y Morena dirán que les asiste la legalidad en la defensa de sus acciones, porque la ley no lo prohíbe y lo que no está prohibido está permitido, así que a las acusaciones contra el PRI sus aliados desde ahora pueden irlas descartando, porque está visto que el PAN y Morena solo hablan de moral cuando les conviene.

Por lo demás, no estaría mal que ante estos casos sea el Poder Legislativo quien revise y actualice los ordenamientos en la materia, sea para impedir reparto de dádivas o para ampliar las vedas electorales en la difusión de acciones de Gobierno, así como una actualización de todo el modelo decomunicación política en México, ya que por lo que se ve están rebasados.

Todavía hay tiempo, por lo menos para 2018. Transparencia, rendición de cuentas, certeza jurídica y democracia, deben ser los elementos que hablen en todas la etapas de los comicios. No hacerlo, significará seguir hablando de elección de Estado, compra de votos y campañas adelantadas, o bien seguir preguntándonos qué sí y qué no está permitido en los tiempos electorales, con su debida dosis de confusión entre la ciudadanía. Ese es el punto.
jorgelgalicia@yahoo.com.mx