imagotipo

Quejas de pareja: Un comienzo social

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

Cuando un hombre encuentra a su pareja inicia la sociedad (Ralph, Waldo Emerson)

 
Las relaciones de pareja no importando la preferencia sexual, se inicia por alguna atracción, ya sea física, emocional, por carencia afectiva, ilusión, intereses, amor a primera vista, belleza, experiencia, mentira o engaño, en un periodo temporal o permanente. Tener pareja, provoca un cambio en las prioridades, en este proceso las personas conocen conceptos que anteriormente les parecía sin sentido, como “me parece fascinante estar con él o ella”, “tiene el poder de cautivarme”, “tiene una sonrisa como nadie”, “su voz me encanta”, los sentimientos se vuelcan a la búsqueda de adjetivos que puedan adornar el ambiente amoroso. El vaivén de los días, meses e incluso años da paso a un cambio sutil, manifestado con impulsos desconocidos e inmediatos, suscitados de una personalidad que evolucionó sin percibirse, es decir, relaciones jóvenes que iniciaron con entusiasmo poético, terminan en relaciones destructivas, relaciones de personas jóvenes adultas que se consolidan por la admiración mutua las cuales terminan odiándose y en una constante critica o perfección, relaciones adultas, que empezaron con gran comprensión y en la rutina solo hay fortaleza para soportarse. Curiosamente son conductas, que crecen bajo experiencias sin instructivo. Los expertos expresan que un legado generacional de educación y cultura, así como la falta de conocimiento a la mejora de las emociones, enfermedades del sistema nervioso, carencias afectivas, miedo progresivo hacia su propia familia, esposo o al que dirán de la sociedad, son elementos que impactan la rutina y la relación llevadera en la pareja. Actualizarse y aportar a la individualidad, ayuda a detectar los cambios en la pareja que dañan la armonía. Es un error, etiquetar a las personas que conocimos y creer que sabemos todo de ellas, Sócrates mismo decía “yo solo sé que no sé nada”, todo ser humano, evoluciona y cambia, también lo hace el amor, cuando se construye entre dos personas, comienza la convivencia entre razón y emoción. Es importante defender la relación de pareja, ya que si no es así, con el tiempo se desconocen y la convivencia se convierte en enemigos o conocidos. Hay enojos frecuentes, pierden el objetivo de un charla, llega un momento que ambos creen que deben leerse la mente, esto es muy enfático con frases como: “No ves que estoy ocupado”, “en qué momento se me ocurrió ir a la fiesta que te conocí”, “estoy cansada y este va querer que tengamos relaciones sexuales” o los típicos chistes sarcásticos que funcionan algunas veces de manera positiva, para darle salida a la frustración: chiste: “Una pareja, caminaba por el zoológico y se acercaron a la jaula del gorila, cuando de repente el gorila saca la mano y atrapa a la mujer, dándole besos sin parar, los gritos de la mujer solo tenían una respuesta de parte de su pareja, haber dile a él que estas cansada, y que te duele la cabeza”. Los psicólogos y expertos en conductas, sugieren que las parejas deben crear consciencia, no importa la edad, respetar las cualidades de cada uno, y corregirse bajo acuerdos hechos de la experiencia, el amor de pareja inicia desde el conocimiento de sí mismo. La mujer tiene el deber de conocer al hombre en su propia naturaleza para lidiar con ella, así mismo el hombre, también tiene el deber de incorporar a su vida nuevos elementos para asimilar esa naturaleza femenina. Hoy en día hay libros, y un acervo de información para enriquecer el potencial de pareja. El cambio humano es ineludible, créanlo. Información sugerida: http://www.alu.ua.es/a/argm1/cortejo.htm