imagotipo

Quintana Roo… entre colores mayas | Homo Espacios | Glen Rodrigo Magaña

  • Homoespacios: Glen Rodrigo Magaña

Cabañas a la orilla de una famosa laguna quintanarroense pintada por siete tonalidades de azul, antiguamente conocido como Sian Ka´an Bakhalal, fundado por los mayas en el año 415 d.C. que posee un imponente fuerte que retenía los ataques piratas en la época virreinal, su Cenote Azul con una profundidad de 90 metros, sitio que aún conserva su alma de provincia y que fuera el primer Pueblo Mágico en este Estado. Mientras que nuestra segunda elección en el paraíso de Quintana Roo, es un poblado emblemático de la Riviera Maya, único sitio arqueológico a la orilla del Mar Caribe, amurallada ciudad prehispánica que refleja la identidad de una cultura milenaria, panoramas que se atesoran en el corazón, destino con una propuesta eco-turística dentro de un ambiente rústico y bohemio, que presume tener la mejor cocina de estos pálidos arenales, adrenalínicas actividades y sus playas, que te dejarán sin aliento.

La belleza de México, muy explotada u ofertada a grandes complejos turísticos internacionales, se encuentra en su gente, la tierra es de aquellos que se ocupan por conservar sus tradiciones y no presentarlas como un mero espectáculo, más bien, admirar y transmitir su cosmología, así como rituales que celebran nuestras raíces, memorias culturales en los indígenas que aún hablan los dialectos de esta patria, el hechizo natural que nos distingue, el sazón de nuestros abuelos, en pocas palabras… la sencillez de un pueblo vasto en sonidos, sabores y colores.

Postales del edén mexicano, eso es el Estado de Quintana Roo, donde surgiera el primer romance ibérico-americano, inaugural mestizaje continental, una verdadera historia de amor sin ultraje entre el peninsular Gonzalo Guerrero y la princesa Za’asil, que sucediera varios años antes de la llegada de los conquistadores españoles. Muchas poblaciones en aquel periodo del Virreinato no permitieron que la Corona los invadiera, incluso ya en el México independiente, los indígenas se revelaron ante los Gobiernos de la nueva República en la famosa Guerra de Castas de inicios del siglo XIX.

Actualmente, este Estado acariciado por el Caribe, con su acelerado desarrollo turístico, incita al goce nocturnal de la Quinta Avenida en Playa del Carmen, maravillarse con la Reserva de la Biósfera de Sian Ka´an, sentir la brisa quintanarroense de Punta Allen, admirar el museo acuático de su arrecife que abarca 965 kilómetros, adentrarse por su selva tropical o sumergirse por su gran red de cenotes y cuevas subacuáticas. Para este artículo homoespaciero, nuestra elección son los mágicos poblados de Bacalar y Tulum.

LA BELLEZA natural de Quintana Roo.

LA BELLEZA natural de Quintana Roo.

Bacalar… azul en siete tonalidades

Sian Ka´an Bakhalan, pueblo fundado por los mayas en el año 415 d.C., principal kuxkabal o cacicazgo de Uaymil en el siglo XV, perduró hasta la llegada de los peninsulares, que bajo el mando de Francisco de Montejo, Alonso Dávila funda la Villa Real en 1531, que incluía a Tulum y Bacalar, pero sus esfuerzos fueron en vano, gracias a la destreza combativa de los mayas. Fue hasta 1544, cuando el militar Melchor Pacheco logra dominar la zona, al nombrarla como Salamanca de Bacalar.

Entre los atractivos de esta mágica localidad, se encuentra el Fuerte de San Felipe, edificada en el siglo XVI, que posee algunos cañones originales de aquella época y cuenta con el pequeño pero elegante Museo Pirata, con una colección de piezas virreinales, mayas y de la Guerra de Castas.

Otra interesante arquitectura es el Templo de San Joaquín, que data del siglo XVIII y donde se encuentra la imagen del santo patrono del pueblo, famoso por las celebraciones que se realizan en su honor durante el mes de agosto.

Bacalar se aparta de los gigantescos resorts de Cancún, Playa Morelos o Playa del Carmen, aquí, la atmósfera de provincia aún se conserva, su centro cuenta con el tradicional quiosco, con la venta de artesanías talladas en madera en su plaza central, casas pintadas de tonos pastel con tejados a dos aguas, huipiles bordados a mano que presumen sus nativas, hoteles boutique, la Casa del Escritor para aquellos amantes del arte y las letras, o saborear las delicias de la región, como el rice and beans, platillo típico acompañado con plátanos fritos, servido en sus restaurantes que guardan un tropical diseño.

El sortilegio aumenta con su entorno natural, un claro ejemplo es el impresionante Cenote Azul, que tiene noventa metros de profundidad y 300 metros de diámetro… si deseas acceder, necesitas ir con un guía experimentado y pedirle permiso a los duendes acuáticos llamados “Aluxes”, no vaya a ser que suceda algo por no acatar las míticas reglas. Mientras que la joya principal de este selvático destino, es la Laguna de Bacalar, conocida como la de “los siete colores”, por sus distintas tonalidades de azul, maravilla de la naturaleza quintanarroense que es una excelente opción para bucear, realizar un recorrido en lancha o kayak, aunque su encanto es en la noche, cuando las estrellas se reflejan en la superficie de la laguna, y si te hospedas en alguna de las cabañas cercanas, no olvides tener alguna acompañante que te incite a adentrarte… en este celeste y sensitivo viaje.

SIAN KA´AN Bakhalal.

SIAN KA´AN Bakhalal.

Tulum… identidad maya

Símbolo de la Riviera Maya por su amurallada ciudad prehispánica, único sitio arqueológico que se ubica a orillas del Mar Caribe, su nombre original es Zuma o “amanecer maya”, núcleo ceremonial y político que cuenta con la torre más alta de esta antigua civilización, construida entre los años 1200 a 1500 en el periodo postclásico maya, es una de las últimas ciudades precolombinas; su principal edificio es El Castillo, construido a la orilla de un acantilado, mide doce metros de altura, cuenta con tres nichos, en el central tiene una pequeña ventana que anuncia la llegada precisa del equinoccio de primavera, al filtrar la luz con una exactitud sorprendente y que fuera utilizado principalmente para ceremonias públicas.

Todo el conjunto arquitectónico prehispánico cuenta con distintas casas, que entre más grandes, representaban mayor jerarquía de clases, una que en particular, llama mucho la atención, es el Templo de los Frescos, edificio que en dos de sus esquinas muestra unos mascarones, uno con los ojos abiertos y otro con los párpados cerrados… dualidad, el hombre considerado como luz y la mujer como obscuridad, hijos del sol y las hijas de la luna (¿el ciclo lunar?), vida y muerte, además de que el sitio ejemplifica claramente los tres niveles: el inframundo, el mundo terrenal y el supramundo.

Después del ilustrativo recorrido, la “cereza en el pastel” es una postal que seguramente perdurará en el corazón, el panorama del Mar Caribe, y sobre esta costera, el Templo del Viento… fotografía atesorada en el interno, reflexiones mayas, un marítimo mensaje ancestral que nos recuerda la hermosa y corta temporalidad que posee la vida.

El regodeo continua con la alternativa turística de este pueblo mágico, nuestra recomendación es que te alojes en alguna ecológica cabaña o en un hotel boutique, visitar las tirolesas, el rio subacuático o descender en rappel en Tulum Xtreme, nadar en el mar turquesa de Playa Tulum, disfrutar de las bohemias alumbradas con fogatas en sus arenales al anochecer, relajarte en alguna hamaca, ahorrarte los taxis y recorrer la localidad en bicicleta o mostrar tus aptitudes de “don Juan playero” entre las bellas figuras de piel cobriza que estremecen tan solo con mirar, digo… por aquello de aquietar estos fervientes climas.

Propositivo y caluroso cierre de artículo estimados lectores de Homo Espacios, pero mejor les comparto algunos enlaces en la web para que continúen esbozando su viaje quintanarroense entre colores mayas:

Bacalar. https://youtu.be/C7LTAl98z0E

Tulum. https://youtu.be/e8U0tHFAKYk

Amigos, los invitamos a que visiten www.homoespacios.com así como ver las cápsulas “Homo Espacios” los viernes por el Noticiero México al Día PM de Televisión Educativa y a escuchar las cápsulas homoespacieras dentro del programa “El Poder de la Palabra” en Radiocapital 830 AM, todos los miércoles y viernes de 16:00 a 17:00 horas.

Pueden contactarme a través de:

E-mail: glen@homoespacios.com / homoespacios@gmail.com

Twitter: @HomoEspacios / @glenrod85

Facebook: homoespacios

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCEqcZzyiOGLoUyw5Jd__H-A

/arm