imagotipo

Raro eclipse de sal

  • Ramón Ojeda Mestre

Los de hoy son los eclipses. Todos los pequeños astros proponen aliarse para oscurecer a los grandes planetas, incluido el Planeta de los simios, dicho sea sin ofender a nuestros cercanos primates dentro o fuera del gobierno. El hecho es que sienten que hay una bola de fuego letal que les calcina, como dijera Arturo el bohemio puro de noble corazón y gran cabeza, cuando se azotaba con los versos de Por mi madre bohemios. No lo dejemos llegar, es su grito plañidero. Allá ellos, me da lo mismo, pero al pueblo no, así que vayan midiéndole el H2O a los sweetpotatoes como dijera Shakespeare.

Lo que ahora nos ocupa no solo es que en el eclipse de sol del 21 de agosto vamos a estar unos 40 milímetros más cerca del sol durante tres minutos y que ello hará que perdamos medio kilo de nuestro peso corporal, porque habrá un cambio en la fuerza de gravedad, sino que ese día darán a conocer los cerca de 80 científicos extranjeros junto con un centenar de nacionales, que participarán en el Segundo Congreso Internacional de Antropología de la Sal, Salt 2017, que se realizará del 12 al 16 de Octubre en Los Cabos, Baja California Sur. Sí, en la tierra misma de Braulio Maldonado y de Pablo L. Martínez
Márquez.

Hace años, vino de Francia especialmente el científico abate Jean-Baptiste Chappéd’Auteroche, astrónomo que el 3 de junio de 1769 “atisbaba sentado los cielos a través de sus miradas telescópicas en un improvisado observatorio establecido en San José del Cabo. Él se encontraba allí para registrar el paso de Venus por el disco solar […]” como narra el cronista Eligio Moisés Coronado quien presentará en el Congreso de la Sal una extraordinaria conferencia sobre el tema de los ferrocarriles salineros en la Baja California Sur entre los que destacan los ferrocarriles a vela. ¡Sí, ferrocarriles con vela!!! Los más ecológicos que se hayan visto jamás y éstos circulaban en el siglo XIX. ¿Cómo le quedó el ojo? Cuídeselo a la hora del eclipse pues “ni al sol ni a la muerte hay que mirar de frente”. Chappé murió aquí, de cólera.

Este octubre, en Los Cabos, habrá, no un eclipse de sol, sino un eclipse de sal, pues el cloruro de sodio NaCl con masa molecular: 58.44 g/mol y de nombre también Halita, su Densidad: 2.16 g/cm³ y su índice de refracción (nD): 1.544202. Ojalá que usted entienda eso sabia y lasciva mujer, porque yo no, para qué la engaño desde el primer día, si quiero que nuestra relación sea estable y cadenciosa. Pero podremos preguntarle a Bernard Moinier o a Marius Tiberiu Alexianu que preside el Comité Científico, a Olivier Weller o a Tobías Schwennicke de la Uabcs, a Eduardo Williams, que allí estarán junto con los más de 300 estudiantes del ITES, de la UGC, del Cobach, del CECYTE de la UABCS o del Cetmar o a Alberto Plata Montero de Valle Salado de Añana que presentará una super ponencia también.

Usted todavía puede inscribirse como conferencista o como observador gratuitamente en www.saluniversalis.com si es maestro o estudiante o viejón o mujer o discapacitado, ejidatario u obrero, empleado turístico o universitario o simplemente paisano. Porque primero paisano que Dios. Se hablará de la sal y la medicina, la sal y la industria, la sal, el Derecho y las guerras, la sal y la brujería, la sal y el mar y mil temas más. No temas, temas hay tantos que te tatemas. Recomiendo traer traje de baño y un sombrero para las pinturas rupestres. En octubre, en Los Cabos, está más deliciosa que nunca el agua del mar y visitaremos la Salina natural de La Ribera donde Trino Gastélum ofrecerá un pescadito que para qué le cuento.

rojedamestre@yahoo.com