imagotipo

Raúl Contreras restaura Claustro en Derecho

  • José Luis Camacho

“Podemos, eventualmente, tener los votos para poder sacar la Ley de Seguridad Interior, pero es de tal hondura e importancia que queremos construir una mayoría mucho más amplia, basada en planteamientos que tengan como eje el respeto cabal por los derechos humanos, la eficacia de la intervención de las Fuerzas Armadas y su delimitación en tiempo, lugar y forma.”

Dr. César Camacho, coordinador del PRI en la Cámara de Diputados

Hacia 1950, México se encontraba en plena consolidación de los ideales revolucionarios que habían sacudido al país a principios del siglo XX. Había quedado atrás el México de los caudillos y los cuartelazos, ahora eran los civiles con estudios universitarios los que aspiraban al poder a través de la legalidad. La llegada a la presidencia de Miguel Alemán Valdés, joven y carismático abogado egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), simbolizó la culminación de este anhelo.

Ante la evidencia de este imparable cambio hacia una administración civil e institucional, el país entero a través de sus distintos órganos civiles y gubernamentales, hubo de encaminarse hacia la preparación de los cuadros necesarios para afrontar y consolidad con éxito este viraje. Un primer paso se dio en 1954 con la inauguración del portentoso campus universitario que albergaría a la UNAM, pero dado que el proyecto pretendía ser integral en todos los aspectos, a la incomparable belleza estética de la Ciudad Universitaria correspondía igualmente una solidez académica acorde con su calidad arquitectónica.

Como no podía ser de otra manera, la Facultad de Derecho hubo de implementar todo un sistema operativo que garantizara la captación y preparación de aquellos jóvenes mexicanos que en un futuro próximo serían los encargados de cumplir y hacer cumplir el marco legal bajo el cual se garantiza el progreso económico y la justicia social de este país. En este sentido, en 1969 se crea el Claustro de Doctores de la Facultad de Derecho de la UNAM, formado por los profesores que contaban con el grado de doctor en derecho.

Al pasar de los años, conforme los recintos educativos en los que se impartía la licenciatura en derecho se multiplicaron y el grado de doctor en derecho paulatinamente se fue haciendo más común entre los académicos, el Claustro de Doctores empezó a perder importancia académica dentro de la facultad.

Pero los tiempos cambian y el compromiso con el conocimiento jurídico en una nación en constante cambio obliga a retomar exitosos esquemas que un día fueron pilares, transformándolos para ponerlos en consonancia con la nueva realidad de México y de la UNAM.

El 27 de octubre de 2016 el director de la Facultad de Derecho de la UNAM, Dr. Raúl Contreras Bustamante, consciente de la necesidad en nuestro país de juristas comprometidos en el conocimiento y la constante actualización del Derecho, lanzó una convocatoria para la refundación del Claustro de Doctores de la Facultad de Derecho, misma que tuvo una enorme acogida entre la comunidad universitaria y que el viernes 31 de marzo, con la presencia del rector Enrique Graue, quedó restaurada en la antigua Escuela Nacional de Jurisprudencia, conjuntando la experiencia, talento y capacidad de 486 profesores impulsores de la calidad que hacen de la Facultad de Derecho de la UNAM la 31 mejor del mundo.

Raúl Contreras Bustamante ha logrado la construcción de un nuevo Claustro, uno constituido no solo por doctores, sino por los presidentes de los colegios de profesores y de directores de los seminarios, creando un espacio de estudio, investigación y reflexión jurídica sobre los temas de interés y de actualidad, buscando la colegiación de los profesores y nuevas prácticas de colaboración de la más alta trascendencia académica.
camachovargas@prodigy.net.mx              @jlcamachov