imagotipo

Razón de Estado

  • Joaquín Narro Lobo

  • Joaquin R. Narro Lobo
  • Las escalas previas al arribo al poder (III)

Una vez que se tenga claridad del tablero que presente el ajedrez político sucesorio, comenzarán los acercamientos de unos con otros en pos de obtener la mejor negociación en el reparto de candidaturas. Sin duda, la más sonada de las posibles alianzas electorales es la que pudiera darse entre el PAN y el PRD. No obstante, y aún cuando todo esto estará condicionado por los resultados obtenidos en el Estado de México, hoy se antoja como previsible una alianza entre PRI, Partido Verde, Encuentro Social e incluso Nueva Alianza. Por lo que hace a los partidos del Trabajo y Movimiento Ciudadano, sus decisiones dependerán de los acuerdos que en lo local y en lo legislativo federal propongan Morena y el PRD. Ante ésto, las alianzas podrían llevar a la boleta electoral a tres o cuatro candidatos, además de aquellos independientes que logren cumplir con los requisitos legales.

La cuarta escala previa al arribo al poder será la selección formal de los candidatos presidenciales. La manera en la que cada partido o coalición electoral designe a su candidato o candidata será clave para entender las posibilidades que tengan los hasta ese momento aspirantes. En Morena, se antoja una designación directa en la que el beneficiado sería López Obrador. En el PAN, la discusión se centrará entre abrir un proceso de selección mediante consulta abierta a la militancia o procesar la designación internamente. En el PRD es probable que, tras una intensísima discusión, los grupos conocidos como tribus voten, previo acuerdo, en una asamblea nacional. De darse una alianza entre estos dos últimos partidos, el método de selección atenderá al candidato o candidata mejor posicionado en las preferencias electorales. Finalmente, la designación más interesante será la que haga el PRI. ¿Candidatura única o proceso interno? En caso de lo segundo, ¿consejo político o consulta a la base?

Definida la candidatura presidencial de cada partido o coalición, se dará la designación de candidatos a gobernador, diputados locales y presidentes municipales en distintas entidades federativas en las que se existan procesos locales. Naturalmente, en el caso de las alianzas o coaliciones las negociaciones de qué posiciones corresponden a cada partido, se darán de manera previa, pero el panorama se aclarará una vez que se tengan los nombres de quienes habrán de competir por cada una de las posiciones locales. A manera de ejemplo surge la duda de quién entre Morena y PRD ofrecerá a Movimiento Ciudadano llevar como candidato de coalición a la gubernatura de Jalisco a Enrique Alfaro, o bien, ante una eventual alianza entre PAN y PRD, qué partido llevará mano en Veracruz, Puebla o Morelos.

Finalmente, la última escala que dejará listo el juego para la batalla final será la conformación de listas de aspirantes al Congreso Federal, esto es, 500 diputados y 128 senadores. 628 posiciones que serán objeto de la negociación entre los partidos de cada coalición y entre los liderazgos locales de cada partido. 628 negociaciones que buscarán fortalecer las candidaturas presidenciales y el arribo al poder.
*joaquin.narro@gmail.com   Twitter @JoaquinNarro