imagotipo

Razón de Estado

  • Joaquín Narro Lobo

  • Las descalificaciones sobre las ideas
  • Joaquin R. Narro Lobo

La semana que concluyó ha sido una de las más intensas en lo que se refiere a los próximos procesos electorales en tres entidades y la federal que habrán de suceder en 2017 y 2018. En el Estado de México, electoralmente más relevante por lo que hace al tamaño de su padrón, ha quedado definida la candidatura de Josefina Vázquez Mota como abanderada del PAN. Vázquez Mota se suma a Delfina Gómez y Alfredo del Mazo Maza, candidatos de Morena y del PRI, respectivamente, a la contienda que inicia a tercios y en la que nada está escrito.

Comienza, así, la batalla por el Estado de México y sus millones de votos, los cuales darán una pauta para imaginar cómo se desarrollará la elección presidencial del próximo año.

En la lucha electoral, esta semana también vimos la confrontación entre Andrés Manuel López Obrador y el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares. En medio de su gira por aquella entidad federativa, el presidente de Morena y virtual candidato presidencial primero acusó a los medios de comunicación de estar vendidos al gobernador y después lanzó la acusación directa al mandatario estatal.

Fiero y aguerrido como es, Yunes Linares respondió recordando una grabación que hace cerca de un año se hizo pública y de la que se desprende que el Gobierno de Javier Duarte habría otorgado recursos económicos y apoyos políticos a Morena y sus candidatos con la finalidad de debilitar la candidatura del hoy gobernador. Después de cruzar acusaciones y descalificaciones, e incluso un reto a debatir, el altercado alcanzó a la Fepade, la cual a través de un comunicado de prensa señaló que investigaría las acusaciones y de ser el caso, iniciaría el proceso correspondiente.

Así las cosas, el 2018 ya está presente entre los políticos mexicanos. Aun cuando el proceso electoral arrancará hasta la primera semana de octubre, quienes aspiran a jugar por la presidencia de la República han comenzado a mover sus fichas y a plantear una estrategia política y electoral que les permita ir ganando terreno.

Sin embargo, y de manera muy desafortunada, lo único que los ciudadanos hemos visto hasta el momento son acusaciones, descalificaciones y confrontaciones, que poco permiten conocer cuáles pueden ser las propuestas y proyectos para rescatar a México del marasmo en que hoy se encuentra. Nada de ideas, nada de programas de Gobierno, nada que sirva a la sociedad.

Es evidente que conforme el tiempo avance, seguiremos viendo señalamiento sobre quién es el más corrupto o quién el más mentiroso. Así es nuestra política, sobre todo cuando las campañas se acercan. Así son nuestros políticos y aquellos candidatos que el día de mañana, habrán de convertirse en nuestros gobernantes. La lucha, pareciera, es por mantenerse hasta arriba de las encuestas o por remontar lugares en las mismas, importando poco la construcción de una propuesta presentada de cara a la sociedad para que sea ésta quien contraste las opciones y decida con base en lo que considera necesario para el país. ¡Pobre de nuestro país, tan lleno de políticos que privilegian las descalificaciones sobre ideas!