imagotipo

Recapitulaciones ante la Navidad / Sutilezas / Yolanda de la Torre V

  • Yolanda de la Torre Valdés

Uno de los literatos que, a mi gusto, mejor llegó a expresar la esencia de la Navidad y la forma en que buscamos vivirla fue Charles Dickens, quien la definía de la siguiente manera: “¡Feliz, feliz Navidad; la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia, le recuerda al abuelo las alegrías de su juventud y le transporta al viajero a su chimenea y a su dulce hogar!”.

Si bien la Navidad no es una festividad generalizada, las diferentes expresiones religiosas tienen al menos algo similar, como el Hannukah judío o el Kwanza que se celebra en África. Los distintos credos han formado de uno u otro modo alguna celebración que acerca entre sí a sus seguidores, aproximándoles a sus raíces familiares y de fe, llegando ello a influir en ateos o agnósticos que acaban por aproximarse a la creencia que su familia, amigos o seres cercanos practiquen.

Pero fechas como éstas adquieren otra dimensión cuando se llega a ellas tanto con la satisfacción de un deber cumplido tanto en lo personal, como en aquello a lo que me debo como servidora pública en mi carácter de legisladora federal. La referencia en este caso es a la Comisión de la Familia, cuya creación tuve el honor impulsar en la más alta tribuna de la República: San Lázaro.

Se trata de una instancia a través de la que combatiremos desde una óptica legislativa a fenómenos como la discriminación y la violencia familiar, con lo que se busca lograr una mayor cohesión social que permita una convivencia cívica entre mexicanas y mexicanos, considerando que la familia es la base de toda sociedad.

Esta comisión surge de una iniciativa que presentamos los diputados César Camacho Quiroz, Jorge Carlos Ramírez Marín, Jesús Sesma y quien éstas líneas les escribe, Yolanda de la Torre, tras haber realizado un esfuerzo conjunto siempre enfocada a lo que como objetivo central tenemos los legisladoras del Partido Revolucionario Institucional.

Por otra parte, he de decirles que haber trabajado por los derechos humanos en la misma tribuna de la Cámara de Diputados es una de las más grandes y enriquecedoras experiencias que he tenido oportunidad de vivir a lo largo de mi vida como servidora pública y legisladora. Es por ello que haber dado forma a la creación del Centro de Estudios Derechos Humanos y la Población en Situación de Vulnerabilidad resulta una alta satisfacción que vivo como persona, como legisladora y como integrante del partido político que mayores bienes patrimoniales ha aportado a mexicanas y mexicanos.

El presente año ha sido uno de retos, satisfacciones y desde luego ha implicado, en más de un sentido, algún replanteamiento para poder seguir adelante; no olvidemos que quedaron atrás los tiempos de bonanza petrolera con el barril a más de 100 dólares, ahora a duras penas supera los 25, algo que representa un severísimo ajuste de cinturón que se vive a nivel de los tres órdenes de Gobierno, los tres Poderes de la Unión y que por supuesto afecta más que a nadie, a mexicanas y mexicanos, particularmente a quienes menos tienen.

Ante tal situación de trabajar por la consolidación de los derechos humanos en México, resulta más que la satisfacción más grande de mi vida, una obligación que como servidora pública y ser humano que se interesa por los demás debo cumplir a cabalidad, a fin de dejar la semilla de diferentes aportaciones para que germine en primeros brotes desde la actualidad y alcance las alturas de los más grandes árboles a futuro, representando beneficios para generaciones que no habré de conocer, pero que al igual que muchos de nosotros gozará de los frutos del trabajo de sus antecesores.

Es así que no queda más desearles la mejor de las navidades, en compañía de sus familiares y seres queridos, con sus propias satisfacciones de vida y retos por cumplir. Un gran abrazo.
*Diputada federal por Durango

yolanda.delatorrr@congreso.gob.mx

@yoladelatorre