imagotipo

Reclamos justos, respuestas justas

  • Raúl Aarón Pozos

  • Raúl Aaron Pozos

Nada gratifica más en el servicio público que generar respuestas inmediatas, tangibles, de provecho, que abren oportunidades y futuro a otros que verdaderamente lo necesitan.

La iniciativa preferente en materia de revalidación de estudios la envió el Ejecutivo Federal al Senado; se trata de dar una respuesta inmediata a un gran número de mexicanos radicados en Estados Unidos de Norteamérica que pueden estar (y están) en riesgo de ser deportados y dejar truncados sus estudios sean de nivel básico o profesionales.

Después de escuchar a funcionarios públicos, representantes de organizaciones sociales y académicos vinculados al tema, se aprobó la iniciativa que incluye tres vertientes:

1. Garantiza el acceso a la educación a quienes no tengan documentos académicos o de identidad.

2. Emite un marco nacional de cualificaciones que facilita la reincorporación de estudiantes repatriados.

3. Permite otorgar revalidaciones y equivalencias de estudios para educación media superior y superior.

Hay que aclarar que esta iniciativa no está dirigida solo a repatriados y migrantes, sino a toda la población, nacionales o no, que hayan hecho estudios en el exterior.

Tenemos entonces, a iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto y con respuesta inmediata del Senado de la República, un arma legal, una disposición jurídica que nos permitirá atender conveniente y oportunamente a nuestros connacionales que pueden enfrentar el problema de la deportación o repatriación.

Sabemos también que se trata de una parte del gran problema que nos está generando la actitud y las decisiones del presidente norteamericano Donald Trump, pero al mismo tiempo estamos echando a andar la maquinaria de unidad, de solidaridad y de respaldo a quienes puedan enfrentar este problema al regresar o pasar por México.

Para nosotros, como mexicanos, es grato ser parte de estas acciones, pero debemos celebrar mucho más la actitud de nuestros connacionales en Estados Unidos de Norteamérica frente a las decisiones del presidente Trump.

No solo son las protestas en diversas ciudades del país del norte, la valentía de salir a expresarse a las calles e incluso de dejar trabajar en señal de protesta, sino de enterarnos que pese a las amenazas de Trump de restringir el envío de remesas, el Banco de México informó que en enero esos envíos registraron un aumento de 6.3 por ciento en enero pasado al sumar 2 mil 55 millones de dólares.

Los reclamos justos merecen respuestas justas. Como servidores públicos iremos hasta donde la ley nos lo permita para atender a nuestros connacionales que lo necesitan, como ciudadanos mexicanos no podemos permitir mayores agravios del país del norte: nuestras respuestas son claras y deben ser también contundentes.
*Senador.