imagotipo

Reconstrucción mamaria inmediata en mastectomía subcutánea

  • Efecto Bisturí: Dr. Antonio Castellano Barroso

La mastectomía subcutánea es una modalidad de cirugía en que el oncólogo quirúrgico extirpa entre el 90 y 95 por ciento del tejido de la mama, con el objetivo de reducir las posibilidades de que la paciente desarrolle un Cáncer de mama, con criterios radiológicos y oncológicos se conoce que existen lesiones en la mama que con el tiempo pueden predisponer que una paciente desarrolle un cáncer de mama. Así una paciente con antecedentes familiares en línea directa de cáncer mamario, determinantes genéticos positivos, y lesiones no cancerosas, pero precancerosas en la mama como nódulos, fibromas y otros en edad madura de la vida puede desarrollar la enfermedad con el paso del tiempo. No es garantía de que el cáncer no aparecerá pero las posibilidades se reducen ampliamente. El oncólogo retira en una cirugía el tejido mamario conservando el pezón y la piel mamaria por completo, esta forma de tratamiento es conservadora ya que la paciente no tiene cáncer. Es el caso muy conocido de Angelina Jollie de hace algunos años, la cual por antecedentes de cáncer y determinantes genéticos fue sometida al procedimiento de mastectomía subcutánea y reconstrucción con implantes en el mismo tiempo quirúrgico.

En la actualidad, siempre que sea posible, cuando se realiza una mastectomía tratamos de conservar la mayor parte de la piel que la recubre, así como el surco submamario y la musculatura situada por debajo de la mama (músculos. pectorales). La areola y el pezón la conservaremos. Aunque este tipo de mastectomía nos facilita, en gran medida, el proceso reconstructivo y la simetría con la otra mama, es técnicamente más compleja que la mastectomía estándar, pues es necesario mantener una buena circulación sanguínea de la piel para evitar pérdidas parciales o completas del grosor de piel, que pueden comprometer el resultado final y/o retrasar el inicio de los tratamientos adyuvantes. Si se conserva la areola y el pezón lógicamente hay más posibilidades de complicaciones en la piel conservada.

En la mastectomía radical cuando una paciente tiene cáncer. Se extirpa la mama y gran cantidad de piel. En la mastectomía radical se extirpan, además, los músculos por debajo de la mama, pero este tipo de mastectomía se realiza en muy pocas ocasiones y solo cuando están afectados los músculos por el tumor. Para reconstruir este tipo de mastectomías, es necesario dilatar la piel existente o trasladar tejido desde otra parte del cuerpo. Es un tipo de reconstrucción compleja y amplia.

En ambos casos lo ideal es una reconstrucción mamaria inmediata; Es la que se realiza en el mismo momento de la mastectomía y tiene la ventaja de evitar a la paciente verse sin una o las dos mamas. Según el tipo de reconstrucción mamaria realizada puede ser el inicio o el final del proceso reconstructivo, estando en espera de la reconstrucción de areola-pezón y simetrización de la mama contra lateral si la paciente lo desea. Aunque el tiempo quirúrgico y el control postoperatorio ambulatorio son mayores, las complicaciones son semejantes a las de la mastectomía simple. Se debe tener presente que el aspecto de la mama cambiará después de la intervención y que el resultado definitivo no se habrá logrado en ese momento.

La mama reconstruida debe tener sensibilidad conservada de preferencia. Hacer la reconstrucción en forma simétrica a la mama contraria o en casos de mastectomía subcutánea bilateral el objetivo es que ambas mamas reconstruidas sean similares.

La reconstrucción mamaria inmediata es un hecho consumado en la práctica médica formal de nuestros tiempos.

En cuanto a la mastectomía subcutánea se realiza generalmente en ambas mamas y se conserva la piel y el pezón y permite una reconstrucción inmediata dando volumen a la mama en una etapa, ya que la mayor parte de la piel se ha conservado, es necesario asegurar que la piel tenga una circulación completa para que esta pueda sobrevivir en etapa postoperatoria forma adecuadamente.

Generalmente se utilizan implantes mamarios definitivos que se colocan por debajo del musculo pectoral mayor, la mejor opción en prótesis mamarias, son las llamadas anatómicas en forma de gota o los nuevos implantes ergonómicos con “gel inteligente” que son redondas, pero con un gel que al cambiar de posición el paciente migra y asemeja la forma normal de una mama. Las prótesis son de diferentes volúmenes, y así el cirujano plástico escoge el tamaño y la forma adecuado dependiendo del paciente y de que tamaño se desea la mama reconstruida. En estos casos no es deseable una mama reconstruida muy grande ya que el procedimiento se complica ya que la circulación de los tejidos no es muy buena y así se ha visto que las complicaciones aumentan en casos de reconstrucciones con implantes definitivos de volúmenes muy grandes.

También existen las prótesis expansores que se utilizan menos y que tiene un doble interior una de silastic grado medico y otra cámara vacía que puede ser inyectada con solución salina desde fuera del cuerpo desde unas semanas de terminada la reconstrucción con la idea de aumentar más el volumen de la misma. Es una buena opción para pacientes que quieren aumentar un poco su volumen después de la reconstrucción.

De preferencia este tratamiento combinado debe hacerse con un equipo médico integrado por un oncólogo y un cirujano plástico, el oncólogo extirpa el tejido y el cirujano reconstruye y da integridad final con volumen, forma, y sensibilidad conservada a la paciente. Siempre se recomienda que el paciente se mantenga con vigilancia oncológica estrecha y con supervisión de su reconstrucción mamaria con su cirujano plástico de confianza. Debemos recordar que queda un cinco por ciento de tejido mamario, el cual aun tiene riesgo de desarrollar cáncer.

Información proporcionada por el

Dr. Antonio Castellanos Barroso

Cirujano Plástico certificado 496

Teléfonos 6279-6163 y 552514- 8479