imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

La línea Mason–Dixon es un límite de demarcación entre cuatro entidades de Estados Unidos. Forma parte de las fronteras de Pensilvania, Virginia Occidental, Delaware y Maryland. El levantamiento de la línea de frontera se llevó a cabo cuando estos territorios eran todavía colonias británicas. Después de que Pensilvania empezara a abolir la esclavitud, en 1781, la parte oeste de esta línea y el río Ohio se convirtieron en la frontera entre los estados esclavistas y los abolicionistas (Delaware, sin embargo, que se encuentra al este de esta línea, permaneció como éstado esclavista). En lenguaje popular, y especialmente desde el llamado Compromiso de Misuri de 1820, se usa la línea Mason-Dixon simbólicamente como una frontera cultural que divide el norte de Estados Unidos y el sur. La línea Mason–Dixon fue trazada entre 1763 y 1767 para resolver un conflicto de fronteras en la Norteamérica colonial. Tanto Maryland como Pensilvania reclamaban la tierra entre los paralelos 39 y 40 de acuerdo con las cartas que constituyeron cada colonia. A mediados de 1730 estalló una guerra entre los colonos por trazar la frontera entre Pensilvania y Maryland. El tema no se resolvió hasta que intervino la corona en 1760, ordenando a Frederick Calvert, sexto barón Baltimore a que aceptara un acuerdo de 1732. Como parte de éste, los Penn y los Calvert encargaron a un equipo inglés, formado por Charles Mason y Jeremiah Dixon, el levantamiento topográfico de las fronteras recién establecidas entre la provincia de Pensilvania, la de Maryland, la colonia de Delaware y partes de la colonia y antiguo dominio de Virginia. La línea fue establecida para terminar una disputa de límites entre las colonias británicas de Maryland y Pensilvania/Delaware. Maryland había sido concedido en 1632 como el territorio al norte del río Potomac hasta el paralelo 40º. La concesión de Pensilvania expedida por el rey Carlos II en 1681 definía su límite sur siguiendo el círculo de 12 millas de radio alrededor de la ciudad de New Castel, Delaware, hasta el comienzo del paralelo de 40º de latitud norte. A partir de ahí el límite seguiría el paralelo 40 hacia el oeste 5º de longitud. Sin embargo el paralelo 40º en realidad no intersectaba el círculo de 12 millas, sino que yacía algunos kilómetros al norte, debido a que el mapa en el que Carlos II había establecido los límites entre las colonias no era lo suficientemente preciso. Así la definición del límite sur de Pensilvania era contradictoria y poco clara. El problema más serio era que el reclamo de Maryland ubicaría a Filadelfia, la ciudad más grande de Pensilvania, dentro de Maryland. Carlos II entonces decidió resolver el problema otorgando adicionalmente a los Penn las tres colonias bajas alrededor de la bahía de Delaware, la que luego fue la colonia de Delaware, satélite de Pennsylvania. Estas tierras en principio pertenecían a Maryland, por lo que el acuerdo no prosperó. En 1732 el gobernador propietario de Maryland, Charles Calvert, 5º barón de Baltimore firmó un acuerdo con los hijos de William Penn, el cual establecía el límite entre las colonias y la renuncia de los Calvert a reclamar por las colonias de Delaware. Sin embargo, posteriormente Lord Baltimore reclamó que el documento firmado no contenía los términos acordados, y se rehusó a efectivizar y materializar el acuerdo. A mediados de 1730, se desataron las hostilidades entre colonos leales a Maryland y Pennsylvania. Este conflicto sería conocido como la guerra de Cresap. El problema permaneció irresuelto hasta la intervención de la corona inglesa en 1760, ordenando a Frederick Calvert, 6º barón de Baltimore, aceptar el acuerdo de 1732. Nombrado como Secretario de la Comisión de Límites en 1750, Benjamin Chew representó a la familia Penn durante los próximos 17 años en la disputa de límites con, primero Charles Calvert 5º Barón de Baltimore, y luego su hijo Frederick Calvert, 6º Barón de Baltimore de Maryland, hasta que dicho problema fue resuelto pacíficamente en 1767.