imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El Proyecto Montauk es una teoría de conspiración que se basa en un supuesto proyecto secreto del Gobierno de Estados Unidos llevado a cabo en Camp Hero o Estación de la Fuerza Aérea de Montauk, en Long Island, con el fin de desarrollar técnicas de guerra psicológica e investigaciones exóticas, incluyendo viajes en el tiempo. Jacques Vallée describe al Proyecto Montauk como una consecuencia del Experimento Filadelfia. Las teorías de conspiración sobre el Proyecto Montauk han circulado desde principios de 1980. Según el astrofísico y ufólogo Jacques Vallée, el Experimento Montauk parece tener su origen en el relato de Preston Nichols, quien dijo haber recuperado recuerdos reprimidos de su propia participación. No existe una versión definitiva de la historia del proyecto Montauk, pero las más comunes lo describen como una extensión o una continuación del Experimento Filadelfia, que supuestamente tuvo lugar en 1943. Según los defensores, el Experimento Filadelfia supuestamente estuvo dirigido a hacer al USS Eldridge (DE-173 ) invisible al radar, con resultados desastrosos. Los investigadores supervivientes del Experimento Filadelfia se reunieron en 1952-1953 con el objetivo de continuar su trabajo anterior sobre la manipulación del “blindaje electromagnético” que se habría utilizado para hacer al USS Eldridge invisible al radar e, incluso, al ojo desnudo, y deseaban investigar las posibles aplicaciones militares de la manipulación del campo magnético como medio de guerra psicológica. Versiones comunes de la historia proponen que, en un principio, el proyecto fue rechazado por el Congreso de los Estados Unidos, debido a las dudas sobre sus potenciales resultados. En cambio, los investigadores recibieron el apoyo del Departamento de Defensa, después de prometer el desarrollo de un arma que inmediatamente podría desencadenar síntomas psicóticos. La teoría de la conspiración se refiere a que la financiación provenía de un gran alijo de oro nazi que se encontraba en un tren que fue descubierto por soldados de Estados Unidos cerca de la frontera con Suiza, en Francia. Los defensores alegan que el tren fue destruido, y todos los soldados involucrados en el descubrimiento fueron asesinados como parte de un encubrimiento. Después de la financiación del proyecto, el trabajo habría comenzado en el Brookhaven National Laboratory en Long Island, Nueva York bajo el nombre de “Proyecto Phoenix”, pero el proyecto requería una gran antena de radar. La Fuerza Aérea de Estados Unidos tenía una base fuera de servicio en Montauk, Nueva York, no muy lejos de la BNL, que tenía una completa instalación de radar SAGE. El sitio era grande y remoto, con la localidad de Montauk todavía no convertida en una atracción turística. El acceso al agua supuestamente permitía que los equipos que se movieran dentro y fuera no fueran detectados. Clave para las alegaciones al Proyecto Montauk, es el radar SAGE, que trabajaba en una frecuencia de 400 MHz – 425 MHz, proporcionando acceso a la gama de 410 MHz – 420 MHz señales que, según los defensores de la teoría, repercuten en el sistema nervioso humano. Sin embargo, Montauk AFS se mantuvo en funcionamiento hasta 1981. El sitio fue abierto al público el 18 de septiembre de 2002. La torre del radar se ha colocado en el Registro Estatal y Nacional de Lugares Históricos. Hay planes para un museo, centrado en la Segunda Guerra Mundial y la historia de la Guerra Fría. El Experimento Filadelfia es el nombre que le dio el ufólogo estadounidense Morris K. Jessup, a un supuesto experimento secreto llevado a cabo por la Armada de los Estados Unidos en los astilleros navales de Filadelfia (Estados Unidos), durante el 28 de octubre de1943, en el cual el destructor escolta de la Armada USS “Eldridge” habría sido invisibilizado electrónicamente contra los dispositivos enemigos e involuntariamente habría sido teletransportado 600 kilómetros hasta el puerto de Norfolk (estado de Virginia) ida y vuelta. Este bulo fue informado repetidamente como una farsa. Según los comentarios de Robert A. Goerman al libro
“El Experimento Filadelfia.

: Proyecto Invisibilidad” (1979), de William Moore y Charles Berlitz, no tiene sentido que personas inteligentes realizaran un experimento de tanta importancia en exteriores (fuera de un laboratorio, donde el ambiente puede ser controlado), sobre agua, en plena luz del día, en uno de los puertos más importantes de Estados Unidos, con testigos civiles y militares involuntarios, utilizando un buque destructor en un momento en que tanto se necesitaba, en plena Segunda Guerra Mundial.