imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

¿Por qué la Navidad en el Ártico es aún un tema de debate? Para comenzar, San Nicolás, el santo de la Iglesia católica asociado a la festividad por repartir regalos entre niños, nació en el siglo III y vivió toda su vida en un territorio que hoy es parte de Turquía. Quizás uno de los primeros indicios de la tradición occidental aparezcan en la revista neoyorkina Harpers, queen 1866 publicó ilustraciones estableciendo al hogar de la fiesta en el “Polo Norte”, según publica Quartz. Esta publicación fue 20 años antes de la fundación de Coca-Cola, la marca que luego popularizó este motivo para su marketing navideño. Uno de los puntapiés para la tradición navideña de Finlandia ocurrió en 1927 cuando el presentador de radio Markus Rautio comenzó a brindar una serie de reportes afirmando que el taller de regalos de Papá Noel había sido descubierto en una montaña de Laponia, la provincia finesa cuya capital es Rovaniemi. Rautio fue una de las piezas centrales en la comunicación de esta idea que poco a poco se fue insertando en la conciencia del país. Es decisión comercial, que luego se expandió como una formidable maquinaria de marketing, estuvo bien calculada. Rovaniemi fue escenario de intensas batallas durante la II Guerra Mundial. Estuvo bajo dominio nazi y más tarde fue bombardeada por Rusia. Hacia el fin de los enfrenamientos quedó completamente en ruinas y, bajo el patrocinio de las Naciones Unidas, la ciudad fue reconstruida. En el comienzo de la década del ‘50, el turismo fue una de las actividades que volvió a poner de pie al país. Pero lejos de asociarlo con la Navidad, los primeros flujos importantes de visitantes llegaban en invierto para apreciar las luces de colores que forma la aurora boreal durante el invierno y el “sol de medianoche”, el fenómeno que ocurre en pleno verano cuando el sol nunca se oculta por algunos meses. Los mismos atractivos también se aprecian al norte de Noruega. Hacia 1984 es cuando el turismo finés volvió a dar un giro. El comité de turismo de Finlandia tomó la decisión de promocionar a Rovaniemi como la tierra de la Navidad. En diciembre de ese mismo año, el gobernador de Laponia (provincia que continente a la ciudad) tomó la decisión de instaurar la marca “Tierra de Santa Claus” para todas las promociones. Un año más tarde las autoridades abrieron una receptoría oficial de cartas para Papá Noel. El proceso se encuesta detallado en el papel Turismo posmoderno: la industria de Santa Claus (1993) de Michael Pretes, investigador de la Universidad de Calgary (Canadá). Ya en 1989, 16 empresas finesas de primera línea conformaron la “Santa Claus Land Association”, una organización cuyo principal misión es promover la cultura de la Navidad asociada a Laponia en todo el mundo. De acuerdo con datos oficiales del país, todos los años el parque Santa Claus Village (en Rovaniemi) recibe alrededor de 500 mil visitantes de todo el mundo, nada mal para una ciudad con solo 60 mil habitantes. El parque acoge cada año a miles de visitantes de países como el Reino Unido, Alemania, Rusia, Francia, Irlanda, China, Japón o India, haciendo de él el destino turístico más popular de Finlandia. En los últimos años, el número de turistas procedentes del continente americano ha aumentado significativamente, pese a que los turistas estadunidenses solo representaban el 4.7 por ciento del total de visitantes en 2005. En Norteamérica, la creencia más extendida es que Papá Noel vive en el Polo Norte donde, pese a no haber tierra firme, el hielo es lo suficientemente grueso como para caminar sobre él durante el invierno. Esta opinión es generalizada y ha sido reflejada en numerosas películas y anuncios publicitarios navideños. Sin embargo, en la mayoría de las culturas europeas, el lugar exacto de la residencia de Papá Noel no se establece de manera explícita. Santa Claus Village se encuentra a unos ocho kilómetros al noreste del centro de Rovaniemi y a dos kilómetros del aeropuerto de la ciudad. Durante el período navideño, el número de vuelos diarios a Rovaniemi se triplica. La mayor parte de los turistas extranjeros hacen escala en el aeropuerto de Helsinki-Vantaa. Los horarios están organizados de tal manera que no transcurren más de tres horas entre los vuelos. Asimismo, existen vuelos chárter directamente a Rovaniemi desde Suecia, el Reino Unido y otros países. Además, la compañía de bajo coste Ryanair ofrece vuelos a Tampere también con conexión a Rovaniemi. El parque está comunicado con las principales ciudades de Finlandia por tren y autobús.