imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El Anuario Pontificio es publicado por la Curia Romana, y no establece números consecutivos a los papas, considerando que en varios casos no se puede decidir qué pontífice era legítimo, por ejemplo en los casos de León VIII, Benedicto V y otros papas de mediados del siglo XI. La edición de 2001 del Anuario Pontificio introdujo “casi 200 correcciones a las biografías existentes de los papas, desde San Pedro a Juan Pablo II”. Las correcciones eran en torno a fechas, especialmente en los primeros dos siglos, lugares de nacimiento y nombres de pila de algunos papas. El término papa (del latín papa, “padre”) se usa en varias iglesias para designar a sus líderes (como el papa copto) pero en español se refiere generalmente al líder de la Iglesia católica. El papa tiene otros títulos, como Santo Padre, Sumo Pontífice, Vicario de Cristo, Obispo de Roma, Sucesor de Pedro y Siervo de los siervos de Dios. Cada título ha sido agregado por diversos acontecimientos históricos y, a diferencia de otras prerrogativas papales, no se pueden modificar. Desde 1929, el papa también ostenta el título de Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano. Hermann von Reichenau pudo ser el primer historiador en numerar a los papas cronológicamente. Su lista finaliza en 1049, con León IX en el número 154. Se hicieron varios cambios en la lista a lo largo del siglo XX. El antipapa Cristóbal fue considerado un papa legítimo durante largo tiempo. El papa electo Esteban fue considerado legítimo con el nombre de Esteban II hasta la edición de 1961, en la que se lo eliminó de la lista. A pesar de este cambio, algunas listas modernas siguen incluyendo al “primer papa Esteban II”. Es probable que esto se deba a que están basadas en la edición de 1913 de la Enciclopedia Católica, que está en el dominio público. En las últimas ediciones se ha añadido al anterior papa, Benedicto XVI. A lo largo de la historia ha habido 264 papas y 266 papados reconocidos oficialmente por la Iglesia católica, esto se debe a que Benedicto IX accedió en tres ocasiones al papado. De entre todos los papas, 42 han ejercido el pontificado durante menos de un año y 10 lo han ejercido durante más de 20 años. El papa con el pontificado más largo fue Pío IX (1846-1878) que fue papa durante 31 años y 236 días (se cree que el pontificado de San Pedro fue más largo, pero su duración exacta es difícil de determinar, ya que hay dudas sobre situar el comienzo en el momento de la muerte de Cristo, hacia el 30 o en el de su llegada a Roma, hacia el 42). El papa con el pontificado más corto fue Urbano VII (15-27 de septiembre de 1590), que lo ejerció durante 13 días. Un número significativo de papas han sido reconocidos como santos, incluyendo a 52 de los primeros 54 papas. Existen otras listas en las que hay confusión con el orden de los primeros papas, así como si algunos de ellos fueron la misma persona o no. Median siete siglos entre la muerte de Gregorio Magno en el año 604 y el fallecimiento de Bonifacio VIII, en 1303. En este período surge el Islam y se produce la ruptura entre las Iglesias de Oriente y Occidente. Las grandes crisis del papado :Son los años negros de la Iglesia Romana. El cautiverio de Aviñón y el Cisma de Occidente son ejemplos de estas crisis. La conducta privada de los papas y clérigos de estos años vienen a desarrollar en muchos ansias de cambio. Estos cambios se llevarían a cabo en la Reforma y Contrarreforma durante el próximo período. Reforma y Contrarreforma: La Iglesia pasó a ser vista por muchos, tanto miembros como no miembros de ella, como una administradora de lo divino y de lo humano, de gracias, tributos y prebendas e interventora de los asuntos del gobierno y la política de los pueblos y sus culturas. Hace su aparición Martín Lutero y, con él, una Reforma que abrió nuevas manifestaciones del Cristianismo en Europa. Durante este período se expande a nuevos territorios como consecuencia de los descubrimientos hechos por España y Portugal. La Contrarreforma o Reforma Católica, para algunos, no difería en forma sustancial de aquello que buscaba la Reforma protestante, si no se tiene en cuenta el tema de la autoridad e infalibilidad papales.