imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El taoísmo es un sistema de filosofía de vida basado primordialmente en el Tao Te King, que la tradición atribuye al filósofo chino Lao Tsé. Sus enseñanzas parten del concepto de unidad absoluta y al mismo tiempo mutable denominado Tao, que conforma la realidad suprema y el principio cosmológico y ontológico de todas las cosas. Lleva más de cinco mil años ejerciendo su influencia en los pueblos del lejano oriente. La palabra china tao (o dao, dependiendo de la romanización que se use), suele traducirse por ‘vía’ o ‘camino’, aunque tiene innumerables matices en la filosofía y las religiones populares chinas. El taoísmo filosófico se desarrolló a partir de los escritos de Lao Tsé y Zhuangzi. Según la leyenda china, Lao Tsé vivió durante el siglo VI a. C. y tradicionalmente se fecha en ese siglo la redacción del “Dàodéjing”, aunque según algunas investigaciones actuales es bastante posterior. La esencia de la filosofía taoísta se encuentra en el “Daodejing” (el libro de la vía y el poder, o del camino y la virtud). El taoísmo religioso se fundó en el siglo III a. C. pero no se convirtió en un movimiento religioso organizado hasta el siglo II d. C. El objetivo fundamental de los taoístas es alcanzar la inmortalidad, si bien, a veces no se entiende esta literalmente, sino como longevidad en plenitud. De la misma manera, se decía que las personas que vivían en armonía con la naturaleza eran inmortales. Lao-Tse fue deificado como dios taoísta “un inmortal”, encabezando un enorme panteón de héroes folclóricos, generales famosos y sabios, todos los cuales alcanzaron la inmortalidad. Sin embargo, la antigua forma del taoísmo era la de una corriente filosófica y no una religión, por lo que los antiguos pensadores interpretaban por “inmortalidad” el hecho de autosuperación del propio ser en comunidad con el entorno, lo que implica buscar la superación y el progreso personal y colectivo, de acuerdo con la mutación constante que enseña el taoísmo. Posteriormente, el taoísmo se mezcló con elementos del confucianismo, el budismo y la religión folclórica. La forma concreta de religión taoísta, que fue llevada a Taiwán hace unos 300 años, es típica de esta tradición. La característica más distintiva de la práctica actual es la veneración de los antepasados, por lo tanto, hablar de deidades taoístas, es totalmente erróneo, dejando entrever la manipulación de elemento tradicionalista del confucianismo y el culto religioso de las creencias míticas de Asia, las cuales, ambas, no eran válidas para los antiguos pensadores taoístas como Chuang Tsé. El Taoísmo establece la existencia de tres fuerzas: una pasiva, otra activa y una tercera, conciliadora. Las dos primeras se oponen y complementan simultáneamente entre sí, es decir, que son interdependientes de manera absoluta y funcionan como una unidad. Son el yin (fuerza pasiva/sutil, femenina, húmeda…) y el yang (fuerza activa/concreta, masculina, seca…). La tercera fuerza es el tao, o fuerza superior que las contiene. El significado más antiguo que existe sobre el tao dice: “Yi yin, yi yang, zhèwei tao”, es decir, “un aspecto yin, un aspecto yang, eso es el tao”. Puede ejemplificarse esta concepción a partir del significado de las palabras: literalmente, yang significa “la ladera luminosa (soleada) de la montaña”, y yin “la ladera oscura (sombría) de la montaña”; entiéndase la idea de montaña como símbolo de unidad. Así, aunque representan dos fuerzas aparentemente opuestas, forman parte de una única naturaleza. La igualdad entre las dos primeras fuerzas entraña la igualdad de sus manifestaciones consideradas en abstracto. Por ello, el taoísta no considera superior la vida a la muerte, no otorga supremacía a la construcción sobre la destrucción, ni al placer sobre el sufrimiento, ni a lo positivo sobre lo negativo, ni a la afirmación sobre la negación. Las cosas cotidianas e insignificantes tienen un significado mucho más profundo del que nosotros le damos. Todas las cosas bajo el Cielo gozan de lo que es, lo que es surge de lo que no es y retorna al no-ser, con el que nunca deja de estar ligado.

PREGUNTAS:

-¿Cómo se llamó el edicto que reconoció al cristianismo?

-¿En qué año nació el volcán Paricutín?

Respuestas del anterior:

-R: California es el Estado que representa más votos electorales en Estados Unidos.

-R: La Casa de los Habsburgo es la casa real austriaca a la que perteneció el primer rey de España.

carlosdurongarcia@gmail.com