imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Chinameca, población en el sur de Ayala, cerca de Cuautla, Morelos, México. Tiene una población de dos mil habitantes, su población se dedica a la agricultura mayormente cultivan Caña de Azúcar, Maíz y Frijol y a la ganadería produciendo bovinos y caprinos. Es el lugar en donde el 10 de abril de 1919 fue asesinado el gral. Emiliano Zapata en manos de Jesús Guajardo. Es una población de mayoría adulta con padecimientos crónicos como HTA, Diabetes mellitus 1 y 2, Artritis y padecimientos agudos como infección de Vías Respiratorias, infección en vías urinarias y Gastroenteritis. La comunidad cuenta con atención médica con una clínica por parte de la Secretaría de Salubridad y Asistencia y una Unidad de Medicina Familiar por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social. Ambas instituciones ofrecen servicios de Medicina familiar, Medicina preventiva y urgencias. Esta hacienda se encuentra entre numerosos cañaverales, y es la última hacienda construida durante el porfiriato. Por el año 1700, Chinameca era un rancho donde había un pequeño trapiche, propiedad de Felipe Cayetano de Cárdenas. En el informe del primer gobernador de Morelos, se da una relación de los pueblos del Estado, pero no aparece ninguna referencia de este sitio. En 1880 Chinameca era conocido como Rancho Nuevo y pertenecía al municipio de Ayala, en el distrito de Morelos, en la actualidad Cuautla. Años más tarde Rancho Nuevo se convirtió en un poblado de 37 habitantes, con terrenos que se habían asignado a los ex combatientes de la guerra de intervención francesa y de la revolución de Tuxtepec. Los terrenos de lo que en la actualidad es Chinameca fueron adquiridos por don Vicente Alonso en 1899 y fue ésta la mayor de sus propiedades, situada en una amplia zona que abarcaba Zacapalco, El Limón, Santa Rita, Santa Cruz, La Mezquitera, La Era, Nexpa, Cuaxtitlan, Pala, Los Hornos, Chimalacan, Ajuchitán, Huautla, Rancho Viejo y San José de Vázquez. El hacendado era un hombre que poseía dotes intelectuales y que además se había casado con Julia Pagaza, hermana de otro hacendado que tenía algunos terrenos por la zona de Jojutla. contaba con los terrenos vecinos comprados años antes, con más de 35 mil hectáreas de tierras quebradas, abundantes de cerros y barrancas, atravesada por el río Cuautla, y los magníficos llanos de Chinameca, Amatepec y el de Hornos. En un principio se pensaba levantar la hacienda para cría de ganado, pero de inmediato don Vicente se decidió por el cultivo de arroz, debido a los buenos resultados que se obtuvieron. El edificio que conocemos en la actualidad de la Hacienda de Chinameca fue mandado construir en 1906. El proyecto estuvo a cargo de León Salinas, quien venía de terminar las obras de un ramal del ferrocarril interoceánico México-Puebla. Lo primero que realizó fue la construcción de la casa habitación y las bodegas, así como las bases para la instalación de la fábrica y la chimenea. A finales de 1906 por el ramal de ferrocarril que iba desde Huichila hasta Chinameca llegaron las más modernas maquinarias de la época para la producción de azúcar. La Hacienda de Chinameca se convirtió en la hacienda con mayor extensión de tierra en Morelos, con 64,486 hectáreas, aunque de riego solo tenía 638 y 25 de zona urbana. En 1912 los revolucionarios opinaban que los gastos los debían pagar los hacendados, y le fijaron un impuesto semanal a las haciendas, enviando circulares a sus propietarios donde los amenazaban con quemar los cañales si no pagaban. Tras esto, Emiliano Zapata encabezó una lucha que, tras nueve años, tanto él como sus tropas estaban casi derrotadas. A principios de 1919 en Cuautla, Pablo González, jefe de las fuerzas carrancistas mandó combatir a Zapata utilizando al capitán Jesús Guajardo, uno de los militares de la División de Oriente. Fingiendo que se afiliaba a las tropas de Zapata, Guajardo ofreció al general 20 mil cartuchos; se entrevistó con él y hasta le obsequió un caballo, para después citarlo en Chinameca. La mañana del 10 de abril de 1919, El Caudillo del Sur llegó a la hacienda, y en cuanto cruzó la puerta, las fuerzas enemigas lo traicionaron asesinándolo a quemarropa. Actualmente se puede apreciar una escultura de Zapata en el antiguo portón donde ocurrió este hecho. Están permitidas las visitas a la casa, las bodegas y los hornos. Este lugar funciona como museo, pues también encontrarás documentos y fotografías relacionadas con los acontecimientos históricos de la época.