imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

La catedral de Espira, oficialmente Catedral Imperial-Basílica de Nuestra Señora de la Asunción Asunción y San Esteban (Kaiserdom-Basilika Mariä Himmelfahrtund St. Stephan), es una catedral situada en la ciudad alemana de Espira, bajo advocación conjunta de Nuestra Señora de la Asunción y San Esteban.

Es una enorme e imponente basílica de arenisca roja y uno de los más destacados ejemplos de arquitectura románica existentes en el mundo. Junto con las cercanas catedrales románicas de Maguncia y Worms constituye una de las llamadas catedrales imperiales (Kaiserdome) de la región alemana de Renania-Palatinado.
HISTORIA

Desde la destrucción de la Abadía de Cluny durante la Revolución francesa, la catedral de Espira es el edificio románico en pie más grande del mundo. Un elemento distintivo y característico de esta catedral es la galería de columnas que bordea todo el perímetro del edificio, justo debajo de la línea del tejado.

La construcción comenzó en 1030 durante el reinado del emperador Conrado II, prosiguió durante el reinado de su sucesor Enrique III el Negro y finalizó en 1061, durante la minoría de edad de Enrique IV.

Uno de los puntos más dramáticos de la historia de la catedral tuvo lugar en 1689, cuando los soldados del rey francés Luis XIV la quemaron casi totalmente, destruyendo parte de su estructura y profanando las tumbas de los emperadores alemanes allí enterrados.
RESTAURACIONES

Fue restaurada entre 1772 y 1784, siendo añadidos un vestíbulo y una fachada, y volvió a ser profanada por los franceses en 1794. Entre 1846 y 1856 fue restaurada por última vez a fondo, siendo su interior adornado con frescos. Esta última restauración fue sufragada por el rey Luis I de Baviera.

En 1981 la catedral fue añadida a la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. La iglesia tiene la consideración de basílica menor desde el 13 de mayo de 1925. El emperador alemán Conrado II, fundador de la Dinastía salia, comenzó hacia 1030 la edificación de esta catedral, que debía ser la mayor iglesia de la Cristiandad Occidental. Sin embargo, ni él ni su hijo y sucesor Enrique III lograron ver el fin de las obras, que terminaron en 1061 durante el reinado de Enrique IV, nieto de Conrado.
REYES SEPULTADOS

Conrado II (c. 990 – 4 de junio de 1039) fue el primer rey de la Dinastía salia de Alemania desde 1024, y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico desde 1027 hasta 1039. Anexionó a sus dominios Lusacia, Borgoña y Suabia. Mediante el Edicto de Pavía (Edictum de beneficiis) del 28 de mayo de 1037 convirtió en hereditarios los pequeños feudos (valvasores) italianos, disminuyendo así su dependencia de los capitanei (los vasallos directos de un obispo o un conde), lo que le procuró el apoyo de la pequeña nobleza.  Sin embargo, se enfrentó a los grandes señores y clero terrateniente, que habían sido la base de los gobiernos de sus antecesores Otón I y Enrique II, al sustituir en las funciones administrativas al clero por funcionarios civiles. Otorgó privilegios que provocaron una liberalización de mercado, lo que promovió el comercio.

Enrique III (28 de octubre de 1017 – 5 de octubre de 1056), apodado el Negro, miembro de la dinastía Salia. Se convirtió en rey alemán a la muerte de su padre el emperador Conrado II el 4 de junio de 1039.

Fue coronado Emperador por el papa Clemente II en 1046. Fue un claro representante del cesaropapismo, al marcar la supremacía del Emperador sobre el Papa. Durante su reinado el Sacro Imperio llegó a su apogeo, punto al cual no retornaría hasta los tiempos del emperador Carlos V. Enrique IV (Goslar, 11 de
noviembre de 1050 – Lieja, 7 de agosto de 1106) fue rey germánico desde 1056, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico desde 1084, hasta su abdicación en el año 1105. Fue el tercer emperador de la Dinastía salia. Fue hijo del emperador Enrique III y de Inés de Poitou. Enrique V (11 de agosto de 1086 – Utrecht, 23 de mayo de 1125) fue emperador del Sacro Imperio  Romano Germánico entre 1111 y 1125.
Era hijo del emperador Enrique IV. Fue el cuarto y último emperador de la dinastía salia. Fue asociado como rey por su padre en el año 1099. Forzó a su padre a abdicar a través de la Dieta de Maguncia en el año 1105.

Fue elegido emperador en el año 1111.Felipe de Suabia, en alemán Philipp von Schwaben (1177/1179 – Bamberg, 21 de junio de 1208) fue un príncipe de la Casa de Hohenstaufen, además de obispo elector de Wurzburgo entre 1190 y 1191, margrave de Toscana entre 1195 y 1197, duque de Suabia entre 1196 y 1208 y el Rey de los alemanes desde 1198 hasta 1208. Fue el primer rey de los alemanes que fue asesinado.

Rodolfo I de Habsburgo (Limburgo en Brisgovia, 1 de mayo de 1218 – Espira, 15 de julio de 1291) fue conde de Habsburgo y rey de Romanos. Adolfo de Nassau (1255 – 2 de julio de 1298) fue rey de Alemania desde 1292 hasta 1298, conde de Nassau en Wiesbaden, Idstein y Weilburg, y landgrave de Turingia.