imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El Gran Cañón es una vistosa y escarpada garganta excavada por el río Colorado en el norte de Arizona, Estados Unidos. Está situado en su mayor parte dentro del Parque nacional del Gran Cañón (uno de los primeros parques naturales de Estados Unidos).

El Gran Cañón del Colorado fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979 por la Unesco. Poco se sabe acerca de los pueblos que vivieron en el oeste de Norteamérica entre hace nueve mil y tres mil años.
FORMACIÓN

Los primeros signos de vida humana en el Gran Cañón pertenecen a esa época. Las dataciones mediante carbono de pequeñas ramas de sauce representando animales establecen que los restos encontrados son anteriores a tres mil años.

Los habitantes del desierto eran cazadores y recolectores. Los primeros europeos que encontraron evidencias de estas actividades fueron Frazier, Eddy y Hatch, en una expedición en 1934.

La ocupación de los pueblos ancestrales en el Gran Cañón se produjo principalmente en Cañón Nankoweap, el Delta Unkar y el Bright Angel Site. Fue visitado por la expedición de Francisco Vázquez de
Coronado.

El primer europeo que contempló el Gran Cañón del Colorado fue García López de Cárdenas, que al mando de un puñado de hombres partió desde la población indígena que los españoles llamaron Quivira, pueblo habitado por los indios Zuñi y supuestamente una de las siete ciudades de oro del reino de Cíbola, pueblo del cual actualmente se ignora su ubicación, ya que los historiadores difieren sobre ello; algunos ubican Quivira en Nuevo México, en tanto otros piensan que estaba
en Kansas.

No se debe confundirla con una población ubicada en Nuevo México que expedicionarios españoles llamaron, alrededor del año 1600, “Pueblo de las Humanas” y posteriormente fue conocida como Gran Quivira. En Quivira se encontraba parte de la expedición comandada por Vázquez de Coronado con treinta hombres, y se comisionó a García López de Cárdenas junto con un puñado de hombres para encontrar un río del cual los indios Hopi les habían hablado, para lo cual se le concedieron 80 días para que fuera y regresara.

Después de 20 días de viaje exploratorio encontraron el Gran Cañón del Colorado, sin embargo, no pudieron bajar hasta el río para abastecerse de agua, y después de varios intentos para descender empezaron a tener problemas de agua para beber, por lo cual
decidieron regresar.

Días después sería Fernando de Alarcón (quien participaba en el viaje de exploración pero por vía marítima) el primer europeo en tocar y navegar las aguas del río Colorado, pero a cientos de kilómetros del Gran Cañón. Quien descubrió el río Colorado fue Francisco de Ulloa el 28 de septiembre de 1539, tomando posesión de la desembocadura del río (la nombró Ancón de San Andrés), en beneficio de la Corona Española, sin navegar aguas arriba como lo hizo Fernando de Alarcón.
LA PRIMERA EXPEDICIÓN CIENTÍFICA

Fue liderada por el comandante del ejército de Estados Unidos John Wesley Powell en 1869. Powell se refirió a la roca sedimentaria encontrada en el Cañón como “las hojas de un gran libro de historia”.

Aparte de la visita turística ocasional al borde sur con sus dos mil 134 metros sobre el nivel del mar, el rafting o descenso de ríos y el excursionismo son actividades especialmente populares. El fondo del valle es accesible caminando, en mula o en barca descendiendo desde la parte superior del río.

Los funcionarios del parque no aconsejan realizar en un solo día la excursión de descender al cauce del río y volver a subir debido a la distancia, el esfuerzo requerido y el peligro de agotamiento por calor por las altas temperaturas que se alcanzan en el fondo.

Incluso las excursiones por el borde deben hacerse con cuidado en ciertos puntos; con frecuencia hay señales de peligro a lo largo de las pistas que recorren los bordes del Cañón. Existen empresas que organizan descensos en rafting del río, generalmente en barcas para 15 personas equipadas con motor fueraborda.

Suelen partir de Lee’s Ferry y llegan hasta Diamond Creek, durando el viaje unos seis días. Las barcas equipadas únicamente con remos suelen tardar unas dos semanas en completar el viaje.

También existen empresas que organizan excursiones para turistas en helicóptero, partiendo tanto desde

Las Vegas como desde el aeropuerto situado en la ribera sur.Desde la reserva Hualapai, además, es posible caminar sobre el Skywalk, una pasarela con el suelo de cristal, suspendida sobre el vacío a mil 200 metros de altitud del fondo del Cañón.