imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Los jardines romanos (en latín horti) eran lugares de paz y tranquilidad, un refugio de la vida urbana y un lugar lleno de significados simbólicos y religiosos. Aunque los jardines formalmente existen desde el 2800 a. de C. en Egipto, fue en Roma donde se desarrolló más el estudio de la horticultura.
ANTECEDENTES

Los pórticos fueron desarrollados para conectar la casa con el exterior y crear espacios al aire libre.

El propósito funcional de los jardines que originaron los griegos era cultivar fruta y dar placer.

Cuando Alejandro Magno conquistó algunas partes de Asia occidental, trajo consigo nuevas variedades de frutas y plantas, que provocaron un interés renovado de la horticultura entre pueblo griego.

En el antiguo Lazio, un jardín era parte de cada granja. Según Catón el Viejo, cada jardín debe estar cerca de la casa y debe tener prados de flores y árboles ornamentales y Horacio escribió que durante su tiempo el tener flores se convirtió en una indulgencia nacional.  La forma más extendida de jardín romano fue el xystus (“cubierto”) generalmente colocados en peristilo, en gimnasio o en teatros y que consistía en una serie de avenidas (ambulationes).

Los árboles más usados por los romanos para sus jardines no eran diferentes a lo que estamos acostumbrados y se clasificaban en arbores silvestres o que espontáneamente crecen en los bosques como el abeto, haya, castaño, pino, encino, álamo o roble y los arbores urbanae o los cultivados como el olmo, manzano, palma, oliva, limón o ciprés.
GUERRAS MÉDICAS

Tras la muerte de Darío el Grande le sucede su hijo Gerges, este invade Grecia en lo que se ha llamado las guerras médicas, en Agosto del año 480 a.C. con tropas formadas por unos 150 mil soldados.

Los griegos esperan y engañan al ejército Persa en el famoso paso de las Termópilas, un reducido ejército de griegos crearon miles de bajas y más tarde la flota griega ataca y obtiene una gran victoria sobre la flota del ejército Persa de Gerges, en la batalla de Salamina, siendo esto solo el principio de unas largas guerras entre ambos.  Tras 150 años de guerras entre Grecia y Persia, llega la derrota del imperio Persa a manos de los ejércitos del rey Macedonio Alejandro Magno, en el año 331 a.C. desplazándose así el dominio y el conocimiento de la cultura y las artes del gran imperio Persa hasta Grecia, de la unión de la gran cultura Griega, la egipcia y la Persa nació la cultura Helenística.

El coliseo Romano, fue copia del antiquísimo teatro Griego; el teatro Griego fue una de las grandes aportaciones a la cultura Helena.
JARDÍNES GRIEGOS

En Grecia, coinciden los historiadores en destacar que el desarrollo de los jardines fue tardío, quizás debido a su orografía montañosa y seca, con muy pocos ríos y arroyos, mucha escasez de agua, podría haber dado lugar a que los frondosos jardines de las llanuras persas, no se construyeran en territorio griego, pero si se siguieron construyendo donde ya eran tradicionales durante milenios, en Egipto y también en Persia, aunque estos territorios pertenecieran en esos momentos a los griegos.  El pueblo Griego era politeísta, contemplaba el jardín en la misma naturaleza, en los bosques y los montes se encontraban las estatuas pétreas de sus dioses, en los bosques encontraba el griego el placer del descanso; Plínio nos cuenta en sus escritos de Historia Natural, que el primer jardín privado de la ciudad lo crea Epicuro “fue Epicuro maestro del ocio, el primero que en Atenas instituyó el uso de los jardines de recreo, hasta él, no entraba en las costumbres vivir el campo dentro de la ciudad” ; los griegos en cierto sentido, eran como los orientales (China, Corea, Japón) en un inicio, no existía el concepto del jardín, porque además el jardín no existían en su entorno, era la propia naturaleza el lugar sagrado y de esparcimiento, en escenarios naturales ponían a sus dioses, estatuas que los protegían y a las que adoraban y respetaban, los dioses del monte Olimpo de Grecia es un ejemplo de todo esto, el pueblo griego, no tenía el concepto de jardín privado; seguramente los patios privados en Grecia eran una influencia de la cultura del imperio Persa, tras su conquista por Alejandro Magno, es por ello que estos jardines patio se encontrasen en Grecia en época tardía.
Fue en la época Helenística (desde el 330 a.C. hasta el 30 a.C.) también llamada alejandrina- llamada así por Alejandro Magno- en la que el jardín griego alcanzara su mayor esplendor y gloria es en esta época en la que se crearon las casas de campo con sus jardines, no obstante, abundaban más en Grecia los parques con arbolado público, en los que se celebraban reuniones políticas, académicas o filosóficas. Vitrubio afirma que en las grandes ciudades helenísticas, los teatros estaban rodeados de jardines.

En el caso de jardines privados, solían ser patios, con diseños de eje central y laterales simétricos, predominando más los elementos arquitectónicos que los vegetales, estos patios estaban rodeados de columnas. posteriormente, Roma quedó influenciada por estos tipos de patios y por la gran cultura Griega, que en esa época ya tenía asimilada toda la cultura y las artes persas.
RAÍZ DE LA EXPRESIÓN

La expresión jardín inglés o parque inglés se usa en Europa Continental para designar un tipo de parque que tuvo su origen en Inglaterra durante el siglo XVII. Los principales elementos de todo jardín inglés son las estatuas, el agua y el terreno circundante. El estilo se diferencia ampliamente del diseño formal del barroco y del estilo formal francés.

Uno de los parques ingleses más conocidos en Europa es el Englischer Garten en Múnich, Alemania. Este estilo fue dominante en la jardinería inglesa durante un relativamente breve lapso de tiempo, desde mediados del siglo XVIII hasta principios del siglo XIX, y se encuentra asociado a la arquitectura georgiana, caracterizada, sobre todo en su inicio, por unas formas palladianas que contrastan con la denominada naturalidad del jardín inglés.

El máximo representante de este tipo de jardines en el Reino Unido fue Capability Brown. También se da la circunstancia de que una buena parte de los jardines más famosos de Inglaterra no han sido diseñados en este estilo, y el término “jardín inglés” (English garden) no es usado en Inglaterra. Primero en el Renacimiento y después durante el Barroco, Francia con sus villas y châteaux había establecido un modelo de jardín de acompañamiento a la arquitectura en Europa. Sus aspectos más sobresalientes eran la formalidad y artificialidad de sus formas.
DISEÑO INGLÉS

El diseño de estos jardines constituía un arte sofisticado de complicadas plantas geométricas, cuidadosamente configuradas. Un ejemplo sobresaliente de lo expuesto se encuentra en los jardines Palacio de Versalles.

Los arquitectos ingleses del siglo XVIII rechazaban este tipo de parque por motivos estéticos, de carácter filosófico, relativos a la introducción del concepto de lo natural y las formas naturales, antes de haber sido deformadas por la fuerza humana. Así, para los paisajistas ingleses, las laderas, colinas, árboles y arbustos adoptaban sus propias formas con total libertad, sin constricción a ninguna norma geométrica.

Pero también se encontraban razones políticas en el rechazo a las formas francesas, lo cual constituyó una manifestación aplicada a las artes de la política antifrancesa contraria al absolutismo que imperaba en ese país. De esta forma, hay que entender el jardín inglés como una consecuencia de todas las ideas expuestas.

Este nuevo estilo de diseño recibió influencias, en el terreno literario, de los clásicos Virgilio y Ovidio y, en la pintura, de la escuela romana de paisajistas del siglo XVII, que representaban paisajes de la Antigüedad, ricos en incidentes pintorescos. Los proyectistas de jardines ingleses trataron de evocar, en sus creaciones, los efectos pintorescos de la visión italiana y recrear un ambiente nostálgico e idílico.