imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

La salida del Reino Unido de la Unión Europea, comúnmente abreviada como brexit acrónimo de la palabras inglesas Britain y exit, ‘Gran Bretaña’ y ‘salida’), es una meta política perseguida por determinados partidos políticos, grupos civiles y personas del Reino Unido, que buscan que su país abandone la Unión Europea (UE). Salir de la Unión Europea es un derecho de Estados miembros en virtud del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea.
ANTECEDENTES

Ya en 1975 se había celebrado un referéndum sobre la permanencia del país en la Comunidad Económica Europea, precursora de la UE, con resultado favorable a la permanencia. En 2016 se produjo un nuevo referéndum sobre la pertenencia, que se celebró el jueves 23 de junio y arrojó un resultado favorable a la salida de la Unión Europea con casi un 52 por ciento de los votos, frente a un 48 por ciento que abogó por la permanencia.

El resultado no fue uniforme en todo el Reino Unido, votándose a favor de la salida en Inglaterra y Gales, mientras que Escocia, Irlanda del Norte y el territorio de Gibraltar votaron por la permanencia. El gran peso demográfico de Inglaterra y la alta participación en esta nación resultaron decisivos para inclinar la balanza a favor de la salida.

Entre las consecuencias inmediatas se encuentra el anuncio del primer ministro británico, David Cameron, quien estuvo a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión, de dimitir antes del próximo congreso nacional del Partido Conservador, el 2 de octubre de 2016.
ELECCIÓN

La elección del próximo líder tory estaba programada para dicho congreso, y se habría disputado entre TheresaMay y Andrea Leadsom, quienes resultaron ganadoras de la votación entre los parlamentarios del Partido Conservador.

Tras la retirada de Leadsom, Theresa May fue proclamada como sucesora de Cameron, y asumió el encargo de formar gobierno el 13 de julio. Por otra parte, el resultado del referéndum no es vinculante, ya que para iniciar el proceso de salida de la Unión Europea, el Parlamento del Reino Unido tendrá que derogar una serie de leyes, entre ellas, el European Communities Act de 1972, y la Cámara de los Comunes podría echar abajo cualquier iniciativa en este sentido.

Así mismo, en el caso de que las dos terceras partes de los MP votaran para adelantar las próximas elecciones generales, previstas para 2020, podría resultar ganador un partido con la promesa de mantener al Reino Unido en la UE, con el argumento de que un resultado en unas elecciones generales es más vínculante que los resultados de un referéndum.

En este sentido, todos los diputados del SNP y de los Lib Dems, casi todos los diputados laboristas y casi todos los diputados del partido en el poder votaron para mantener al Reino Unido en la UE. El Reino Unido se adhirió a la Comunidad Económica Europea, comúnmente denominada por los británicos como el “Mercado Común”, el 1 de enero de 1973, bajo el gobierno conservador de Edward Heath.
CONSECUENCIAS

Entre las consecuencias económicas que produjo el resultado del referéndum se encuentra la caída del rendimiento de los bonos británicos hasta el mínimo desde 1703.

La divisa británica se hundió al nivel de 1985 en la mañana posterior al referéndum. Algunos medios informaron de una oleada de hostilidad xenófoba poniéndola en relación con la consulta y su resultado, alertando de un aumento de entre un 54 por ciento y un 57 por ciento en los incidentes de racismo, estando los ataques dirigidos principalmente contra musulmanes e inmigrantes polacos, aunque también se
registraron actos contra la comunidad española.

Un informe del Gobierno británico publicado en octubre del mismo año confirmó que los crímenes de odio subieron un 41 por ciento tras el referéndum. A nivel europeo, la necesidad de abordar los problemas internos derivados del referéndum restaron tiempo al tratamiento de temas relacionados con la seguridad y la política exterior europea con la Guerra Civil Siria y la consecuente crisis migratoria.
REFERÉNDUM

El 23 de junio de 2016 se realizó el Referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, también conocido como brexit, el resultado indica que el 51,9 por ciento de los votantes era partidario de abandonar la UE, frente a un 48,1 por ciento partidario de permanecer.

Sin embargo, en Escocia, Irlanda del Norte y Gibraltar, además de la mayoría de Londres, predominó la opción de la permanencia. Tras los resultados del referéndum, el primer ministro David Cameron anunció su dimisión del cargo en octubre del mismo año, argumentando que un liderazgo fresco debe llevar al país a la opción elegida en la votación.

Una iniciativa popular de recogida de firmas en la web de peticiones del parlamento de Westminster para que el parlamento se planteara la realización de un segundo referéndum recabó más de cuatro millones de apoyos en los días siguientes a la consulta.

Debido al gran apoyo popular recibido por esta petición, el comité de peticiones de la Cámara de los Comunes ha programado un debate en Westminster Hall, la segunda cámara de debate de los Comunes, para el día 5 de septiembre de 2016. Pese a que esta cámara no tiene la capacidad de aprobar proyectos de ley ni decisiones que vinculen al gobierno, es incierto el resultado que este debate podría tener en la opinión pública.

El proceso de retirada del Reino Unido de la Unión Europea se iniciará una vez que el Reino Unido invoque el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, siendo este proceso a largo plazo, estimándolo al menos a unos dos años de tramitación.