imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El Templo de Kukulkán o Pirámide de Kukulkán (estructura también conocida con el nombre de “El Castillo”, debido a que los conquistadores españoles en el siglo XVI buscaban alguna similitud arquitectónica con las existentes en el Continente Europeo), es un edificio prehispánico ubicado en la Península de Yucatán, en el actual Estado del mismo nombre.
CONSTRUCCIÓN

El actual templo fue construido en el siglo XII d. C. por los mayas itzáes en su capital, la ciudad prehispánica de Chichén Itzáen el siglo VI d. C. Su diseño tiene una forma geométrica piramidal, cuenta con nueve niveles o basamentos, cuatro fachadas principales cada una con una escalinata central, y una plataforma superior rematada por un templete.

En esta construcción se rindió culto al dios maya Kukulkán (en idioma maya: Serpiente Emplumada) razón por la cual se pueden apreciar motivos serpentinos en la decoración arquitectónica.

Por otra parte también cuenta con simbolismos que hacen alusión a los números más importantes utilizados en el calendario Haab (calendario solar agrícola), el calendario Tzolkin (calendario sagrado) y la rueda
calendárica.

La alineación de la construcción de la pirámide permite que se puedan observar diversos fenómenos de luz y sombra, los cuales se producen en su propio cuerpo durante los equinoccios y solsticios cada año. En 1988, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), declaró a la ciudad maya de Chichén Itzá como Patrimonio de la Humanidad.
UTILIDAD PARA ESPECTÁCULOS

Casi 20 años después, el cineasta suizo Bernard Weber convocó por medio de la New Open World Corporation una “elección global” (esto es, basada en internet y en la que teóricamente cualquiera con acceso a la red podía votar) para elegir a las nuevas maravillas del mundo, resultando electo el Templo de Kukulkán desde el 7 de julio de 2007 como una de las “Nuevas siete maravillas del mundo contemporáneo”.

Cabe mencionar que fue esta estructura —y no el sitio arqueológico en su totalidad— la que resultó ganadora. Esta confusión se debe a que la Pirámide de Kukulcán es una de las principales estructuras del lugar. En comparación con la Pirámide de Keops en Egipto, o incluso a la Pirámide del Sol de Teotihuacán, las dimensiones de la Pirámide de Kukulkán son
pequeñas.
COMPARACIÓN CON OTRAS PIRÁMIDES

En cuanto a la altura, la Pirámide de Keops mide aproximadamente 147 metros y la del Sol, 65 metros sin incluir los supuestos 10 metros que tendría su templete; por su parte la altura de la Pirámide de Kukulkán alcanza los 24 metros hasta la plataforma superior, más seis metros de su templete para lograr 30 metros como máximo.

La base de la construcción egipcia tiene medidas aproximadas de 226.5 metros, mientras que la del Sol alcanza los 225 metros. Por su parte la pirámide de Kukulkán sólo mide 55.3 metros en las bases de
sus fachadas.

De tal forma, las medidas de la Pirámide de Kukulkán no rivalizan con otras construcciones similares en el mundo, incluso la Pirámide de Tikal (47 metros) es más alta. Son sus características arquitectónicas, sus simbolismos calendáricos y astronómicos los que la destacan de forma particular.
USO CEREMONIAL

El Templo de Kukulkán, principal estructura de Chichén Itzá demuestra los profundos conocimientos de matemáticas, geometría, acústica y astronomía que los mayas poseían. Al ser una sociedad inicialmente agrícola, los mayas observaron con detenimiento el comportamiento de las estaciones, las variaciones de las trayectorias del sol y las estrellas, y combinando sus conocimientos, lograron registrarlos en la construcción del templo dedicado a su dios Kukulkán.

Al igual que las culturas mesoamericanas, la cultura maya utilizó un calendario agrícola solar al que llamaban Haab, el cual cuenta con 18 meses o uinales, cada uinal tiene 20 días o kines.