imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

MÓNACO Y SU HISTORIA
Montecarlo es una parte especialmente famosa del principado de Mónaco y una de sus divisiones administrativas (distrito o barrio), conocida por su casino, el juego, el glamour y la posibilidad de ver a gente famosa. En muchas ocasiones se piensa que Montecarlo es la capital de Mónaco, pero puesto que la ciudad y el país tienen las mismas fronteras, Mónaco es su propia capital.

Montecarlo acoge una parte del Circuito de Mónaco, en el que tiene lugar el Gran Premio de Mónaco de Fórmula Uno, generalmente suele ser después de Semana Santa, y una de las pruebas del Mundial de Rallyes más importantes: el Rally de Montecarlo. También es sede, desde 1952, del “Reinsurers Rendez-Vous”, la reunión anual más antigua y famosa de la industria reaseguradora que se realiza en la primera semana de septiembre.
ORÍGEN

Montecarlo desde hace décadas es un lugar de reunión de miembros de la realeza, así como de grandes estrellas de cine. Fundada en 1866, Montecarlo tiene un nombre de origen italiano que significa “Monte de Carlos”. Fue nombrado en honor del príncipe reinante de la época, Carlos III de Mónaco. En la década de 1850, la familia reinante de Mónaco estaba casi en quiebra, como consecuencia de la pérdida de dos ciudades que proporcionaban la mayor parte de los ingresos del Principado con su cultivos de limón, naranja y aceite de oliva. En esta época, una serie de pequeñas ciudades en Europa estaba creciendo en prosperidad con establecimientos de juego, especialmente en ciudades como las alemanas de Baden-Baden y Homburg.

En 1856, Carlos III de Mónaco dio una concesión a Napoleón Langlois y a Albert Aubert para establecer una instalación de baños de mar para el tratamiento de diversas enfermedades y construir un casino de estilo alemán en Mónaco. Sin embargo, el primer casino que había sido inaugurado en La Condamine en 1862 no tuvo el éxito esperado y, posteriormente, se trasladó la ubicación, en varias ocasiones en los años que siguieron, a su actual ubicación en la zona denominada “Les Spélugues” (Las Cuevas) de Montecarlo. El éxito del casino creció lentamente, debido en gran parte a la inaccesibilidad del área para gran parte de Europa.

La instalación del ferrocarril en 1868, sin embargo, trajo consigo una mayor afluencia de personas en Montecarlo, lo que lo hizo crecer en riqueza. En 1911, la Constitución dividió el principado de Mónaco en tres municipios: el municipio de Montecarlo fue creado para el actual barrio de La Rousse / San Roman, Larvotto / Bas Moulins y Saint Michel. En 1917 se regresó a división única para todo el principado. Hoy, sin embargo, Mónaco se divide en 10 barrios o distritos. El barrio de Montecarlo fue atendido por tranvías de 1900 a 1953, que une varias partes de Mónaco. En 2003, un nuevo muelle de cruceros se terminó en el puerto de Montecarlo.
SITIOS TURÍSTICOS

Su casino es uno de los atractivos turísticos más notables del principado de Mónaco. El complejo del casino es un sistema de juegos de azar que incluye también el Gran Teatro de Montecarlo, una ópera y una casa de ballet, y la sede de los Ballets de Montecarlo. Está situado en el distrito de Montecarlo, aunque para los ciudadanos de Mónaco está prohibido entrar en las salas de juego. Era la sede anual de la Gran Final del Tour europeo de Pokér (European Poker Tour Grand Final), siendo sustituido por el Gran Casino de Madrid.

El casino es propiedad de la Société des Bains de Mer (Euronext: MC0000031187), una empresa pública, en la que el Gobierno tiene una participación mayoritaria. Esta empresa también es propietaria de los principales hoteles y clubes de la comunidad que sirven a la industria turística monegasca. La ruta del Gran Premio de Mónaco (el Circuito de Mónaco) pasa por el casino y en algunas ocasiones los organizadores del Rally de Montecarlo realizan la ceremonia de salida en frente del edificio. El método de Montecarlo, una amplia clase de algoritmos de azar, toma su nombre del casino. El casino fue construido por el arquitecto Charles Garnier, quien también creó la Ópera de París.