imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

¿QUÉ SON LOS KIOSCOS?

Los kioscos (o quiosco: Templete) de música son obras que realzan la belleza de nuestros jardines públicos o plazas, en muchos de ellos se realizan presentaciones como conciertos, demostraciones de arte o alguna actividad que ya es parte de la tradición del lugar. La palabra kiosco significa pabellón y en esa plataforma
realzada sin muros, cuyos pilares sostienen una cubierta, podemos deslumbrarnos con los detalles de su
arquitectura, que es muy diferente en cada sitio.

En México encontramos unos kioscos verdaderamente fascinantes, puntos de referencia, cafeterías, centros de música o bailes típicos los domingos, el mejor lugar para tu foto del recuerdo, ¿has subido a alguno? No pierdas la oportunidad de hacerlo, por eso echa un vistazo a estos kioscos, los más sorprendentes de México.
HISTORIA

La historia del Kiosco Morisco en la alameda central de la colonia Santa María la Ribera, de la ciudad de México, data de finales del siglo XIX, cuando fue diseñado por el Ing. José Ramón Ibarrola para ser el Pabellón de México en la Exposición Universal de 1884-1885 y de la Feria de San Luis Missouri en 1902. La estructura de este kiosco (conformada por varios arcos y columnas mudéjares) está realizada completamente en hierro, material de construcción en boga en aquella época y que se piensa fue fundida en Pittsburgh, Pensilvania, en hornos propiedad del magnate norteamericano, Andrew Carnegie, debido a la relación de amistad que tenía con el diseñador del kiosco. Tras haber cumplido su cometido, la estructura fue traída de nuevo a México a principios del siglo XX, siendo instalada en el costado sur de la Alameda Central, en frente del ex-convento de Corpus Christi.

Durante el tiempo que permaneció en ese lugar, el Kiosco Morisco fue sede de los sorteos de la Lotería Nacional. Posteriormente, durante las fiestas del centenario, el presidente Porfirio Díaz mandó erigir un monumento en ese sitio, el Hemiciclo a Juárez. Por tal razón y en respuesta a una petición por parte de los colonos del nuevo fraccionamiento Santa María La Ribera, el kiosco fue trasladado a su ubicación actual, donde es ahora el centro de reunión de la comunidad y orgullo de esa colonia, orgullo que ha alimentado un gran número de mitos alrededor de esta construcción, mismos que van desde la afirmación de que el kiosco fue donado por un jeque árabe hasta la asociación del kiosco con aspectos astrológicos y mágicos debido a su planta octagonal y el gran número de decoraciones geométricas que tiene. Lo cierto es que este espacio destaca por ser una
construcción única en su tipo en la ciudad.

En el kiosco se realizan varias actividades que van desde conciertos de orquestas de cámara, bandas populares hasta reuniones vecinales o bailes de salón, que dan a este lugar, una gran vitalidad, misma que ha conservado desde hace ya más de 100 años. Durante las fiestas del centenario, el presidente Porfirio Díaz mandó a erigir en ese mismo lugar el Hemiciclo a Juárez.