imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

LEVANTAMIENTO MILITAR

La Revolución de los Claves o 25 de Abril es el nombre dado al levantamiento militar del 25 de abril de 1974 que provocó la caída de la dictadura salazarista, que dominaba Portugal desde 1926. El fin de este régimen, conocido como Estado Novo, restauró la democracia en Portugal y permitió que las últimas colonias portuguesas lograran su independencia en poco más de año y medio.

Tras una larga guerra colonial en Angola y Mozambique, Portugal se convirtió en un Estado democrático de derecho liberal. A inicios de la década de 1970, el régimen autoritario del Estado Novo seguía pesando como una losa sobre Portugal. Su fundador, António de Oliveira Salazar, fue destituido en 1968 al quedar impedido por un accidente doméstico que le provocó un hematoma cerebral, por lo que fue apartado del gobierno
y falleció en 1970.

Vino a sustituirle Marcelo Caetano en la dirección del régimen. Cualquier intento de reforma política fue abortado debido a la propia inercia del régimen y al poder de su policía política, la Polícia Internacional e de Defesa do Estado (PIDE). A finales de la década de 1960 el régimen se aislaba, con líderes envejecidos y anquilosados, en un mundo occidental en plena efervescencia social e intelectual. Mientras tanto, las colonias africanas de Mozambique y Angola, arrastradas por los movimientos de descolonización de la época, habían estallado en revueltas desde principios de la década y obligaban a la dictadura portuguesa a mantener por la fuerza de las armas el imperio colonial portugués, instalado en el imaginario de los ideólogos del régimen como un “elemento de la identidad nacional” que debía conservarse a toda costa.

Para ello, el país se vio abocado a invertir grandes recursos humanos y materiales en una guerra colonial de pacificación onerosa y difícil de sostener para un país como Portugal, actitud que contrastaba con el resto de potencias coloniales de Europa, que pese a contar con más recursos que Portugal preferían asegurarse la salida del continente africano de la forma más conveniente y menos costosa. La guerra colonial había generado conflictos entre la sociedad civil y la élite militar. Todo esto mientras el modelo económico propugnado por el régimen, basado en la autarquía y en la exportación de materias primas, acompañado por un débil desarrollo industrial y un fuerte mercantilismo en todos los sectores de la economía, hacía que Portugal permaneciera como el país más pobre de la Europa Occidental y generara una fuerte emigración, principalmente hacia Estados Unidos, Canadá, Francia, Venezuela y Alemania Occidental.

En febrero de 1974, Caetano fue obligado por la vieja guardia del régimen a destituir al general António de Spínola y a sus apoyos, cuando trataba de modificar el curso de la política colonial portuguesa, que había
llegado a ser demasiado costosa para el país.
HISTORIA

El movimiento nació secretamente en 1973 de la conspiración de algunos oficiales del ejército, primero preocupados por cuestiones profesionales, pero que se politizaron por el empantanamiento de la guerra colonial. A finales de 1973, el MFA alcanzó mayores niveles de crecimiento y se convirtió en una preocupación para la Policía Secreta del Estado Novo, precisamente cuando gran parte de los apoyos de Oliveira Salazar procedían de la élite militar, a la cual el salazarismo había confiado un importante rol político con motivo de la guerra colonial.

El 16 de marzo de 1974, un grupo de oficiales del MFA intentó un golpe de Estado sublevando un regimiento de infantería en la localidad de Caldas da Rainha con el fin de marchar sobre Lisboa. El llamado Levantamiento de las Caldas fracasó ese mismo día y este hecho motivó al régimen de Marcelo Caetano a lanzar una agresiva campaña de espionaje dentro del Ejército, ordenando detenciones y traslados de guarniciones.

Los jefes del MFA reflexionaron entonces que necesitaban recurrir a un golpe de Estado para derrocar al régimen, siendo inviable una salida pacífica. Pero para asegurar el éxito inmediato y evitar una guerra civil, debían ampliar su círculo de contactos y, sobre todo, acelerar los planes de la revuelta cubriendo todos los detalles precisos para no dar tiempo a la reacción gubernamental. La revolución comenzó a las 22:55 horas del 24 de abril, con la muy conocida canción «E depois do Adeus», de Paulo de Carvalho, transmitida por el periodista João Paulo Diniz de la Rádio Emissores Associados de Lisboa. A las 00:25 horas del 25 de abril, la Rádio Renascença transmitió «Grândola, Vila Morena», una canción revolucionaria de José Afonso, prohibida por el régimen.